Pierde en una sesión un 4,83%

Bankinter se hunde en bolsa: ¿Qué no le ha gustado al mercado en sus cuentas?

La entidad presentó un beneficio neto semestral un 1,5% inferior al que estimaban los expertos, con una clara contracción entre trimestres.

Fotografía de Dolores Dancausa, Bankinter
Bankinter se hunde en bolsa: ¿Qué no le ha gustado al mercado en sus cuentas?. / EFE

Bankinter ha sufrido uno de los correctivos más duros en bolsa en los últimos años, tras presentar resultados. La entidad naranja se ha hundió el jueves un 4,83%, pese a que sus resultados en principio no habían sido malos. El viernes recuperaba algo de lo perdido el día anterior, con subidas superiores al 1%. El beneficio en el primer semestre ha crecido un 8,4% hasta los 261 millones, con la práctica totalidad de sus partidas en positivo respecto al mismo periodo de 2017. El problema está es que los inversores no han puesto tanto la lupa en los resultados semestrales, sino en los trimestrales.

En primer lugar, a los inversores les ha chocado que la entidad no haya logrado el beneficio semestral que se esperaba; se ha quedado cuatro millones por debajo, desde los 265 a los 261 obtenidos finalmente. En principio, parece una cifra pequeña, puesto que se trata de un 1,5%. El problema que esa caída se extrapola a un 3% de beneficio inferior anual. Conviene explicar que muchos inversores trabajan con multiplicadores del beneficio futuro, esto es, que para calcular lo que vale la empresa estiman un flujo de efectivo y lo multiplican por una serie de años. Por lo que la caída de un 3% de la previsión del beneficio a un múltiplo estándar de 12, significa valorar la firma en torno a un 30% o 40% menos de lo previsto. Además, al ser un empeoramiento trimestral, se podría esperar que en los siguientes el deterioro ampliase la desviación.

El segundo punto importante de fricción es la evolución del margen neto. En el semestral no ha cumplido las expectativas, aunque ha sido en el trimestral donde más se ha hundido. En primer lugar, el margen de intereses se ha quedado 2 millones por debajo del previsto, ha caído incluso por debajo del resultado del primer trimestre. El principal culpable es que la entidad ha tenido que pagar un 6% más por los depósitos para evitar perder clientes. Con ello, junto al mal resultado de las operaciones financieras y "otras cargas", han hecho que el margen bruto se desplomase cerca de un 5%.

A pesar del descenso del margen bruto, el verdadero problema aparece en el neto, o resultado de explotación antes del deterioro, como se refleja en las cuentas de Bankinter. El descenso trimestral alcanza el 9%, y en principio está condicionado por la subida de costes laborales. Todavía quedan peores noticias, y es que el coste de deterioro de los activos crece con fuerza y con ello las dotaciones por insolvencia. Finalmente, la caída del beneficio trimestral respecto del primero llega hasta el 17,35%.

Bankinter, el mejor banco del Ibex

La contundente caída en la sesión del jueves de Bankinter le ha restado potencia a la acción. La entidad naranja era el único banco que se ha mantenido en positivo a lo largo del año, mientras de media la competencia ha caído a dobles dígitos.

Bankinter se ha aprovechado de una serie de propiedades intrínsecas que tenía en los años de las crisis, para acelerar con fuerza su crecimiento años después. En primer lugar, ha sido la entidad menos expuesta al ladrillo y al crédito promotor. Esa característica le ha permitido mantener una morosidad muy baja que le ha servido de palanca en los últimos años. Normalmente en banca, tener una mora pequeña ayuda a la entidad a acelerar el crecimiento.

Por otro lado, su estructura como firma electrónica le ha configurado una serie de ventajas en costes frente a sus rivales. La banca tradicional es menos eficiente y más costosa, los clientes necesitan trato personal y el trabajo apenas se puede automatizar. Por lo que Bankinter tiene todo el trabajo hecho, mientras que las entidades están volcándose al online y a la gestión digital. Por último, se ha aprovechado de la concentración del sector, al existir menos entidades la cuota de mercado aumenta. Más si cabe cuando trabaja en todos los rincones de España vía online, sin la necesidad de un costoso despliegue territorial. Por ello, Bankinter no solo ha subido un casi un 5% en el año, sino que ha despegado casi un 41,4% en los últimos dos años.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios