Fondo de reconstrucción

El BCE auxilia a las primas periféricas ante el posible retraso del plan europeo

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha venido rebajando las expectativas tras consultar con los distintos líderes y ve complicado sellar cualquier pacto antes del parón del verano.

Lagarde es la presidenta del BCE.
El BCE auxilia a las primas periféricas ante el posible retraso del plan europeo.
L. I. / Archivo

La red de seguridad que ha desplegado el Banco Central Europeo (BCE) para evitar el colapso de la zona euro ante la crisis generada por la Covid-19 está relajando la presión de los mercados financieros sobre los países periféricos, y más en concreto la que afecta a España e Italia. La ampliación de su programa especial contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) hasta los 1,35 billones de euros, mantiene atadas en corto a sus primas de riesgo y va a seguir ejerciendo de amortiguador ante el más que previsible retraso en la aprobación del Fondo de Reconstrucción Europeo propuesto por la Comisión de Ursula von del Leyen

Al presidente del Consejo Europeo le toca presentar de nuevo el plan a los socios en la reunión telemática que mantendrán desde mañana y hasta el viernes para tratar de acercar posturas, pedir un nuevo análisis de todos los países miembros para convocar después un cara a cara de los jefes de gobierno a principios de julio. El propio Charles Michel ha venido rebajando las expectativas tras consultar con los distintos líderes y ve complicado sellar cualquier pacto antes del parón del verano. De hecho, Holanda, uno de los cuatro estados más beligerantes con el plan, considera que no estará lista para hablar de cifras hasta mediados de julio. Esto impediría poner en marcha el fondo antes de final de año. 

Para que el acuerdo salga adelante, se necesita una respuesta afirmativa unánime de los Veintisiete-el respaldo por amplia mayoría que el Ecofin dio hace unos días a la propuesta sigue sin ser suficiente-. Al rechazo de Holanda se suma el de los otros tres estados conocidos como “frugales” (Dinamarca, Austria y Suecia), así como Finlandia (que se sitúa entre los halcones fiscales). "El posible retraso mencionado por el presidente del Consejo Europeo y la expectativa de que el montante del fondo de recuperación pueda reducirse o sus condiciones endurecerse, está teniendo ya un impacto, aunque muy moderado, en las primas de riesgo de la periferia europea", apuntan desde la consultora de análisis de mercado MacroYield. En el mismo sentido, en Renta 4 prevén que este grupo de países exija "claros límites a estas ayudas", principalmente que sean préstamos y conlleven una estricta condicionalidad.

El balance entre transferencias y préstamos refleja el debate delicado entre los estados miembros. Un uso productivo de estas transferencias podría estabilizar los niveles de deuda pública y, por lo tanto, reducir potencialmente los riesgos para los ratings soberanos, en opinión de Alvise Lennkh, subdirector de Finanzas Públicas de la agencia de calificación europea Scope Ratings. En la firma recuerdan que Alemania ostentará la Presidencia del Consejo durante el segundo semestre de 2020, por lo que le tocará finalizar las negociaciones sobre el fondo de recuperación en el contexto de unos presupuestos plurianuales de la UE significativamente revisados para 2021-27. "Veremos si existe la voluntad política de poner en marcha un fondo de importancia macroeconómica como el que la Comisión Europea ha propuesto", añade el experto.

La prima de riesgo española, contenida

Los mercados secundarios de deuda pública ya registraron una oleada de compras a raíz de la ampliación del PEPP que provocó un desplome a doble dígito de la rentabilidad del bono español a 10 años. Nada más hacer pública su decisión el organismo que preside Christine Lagarde, el rendimiento de las obligaciones españolas con vencimiento dentro de una década llegó a marcar un mínimo intradía en el 0,526%, su nivel más bajo desde el 27 de marzo. A la vez, la prima de riesgo de nuestro país, el sobrecoste que el mercado nos exige en relación a lo que paga Alemania, perforó el nivel de los 90 puntos básicos por primera vez en dos meses. El mismo movimiento registraron el riesgo país de Italia, el de Portugal y el de Grecia. España paga ahora un 0,53% por su deuda de referencia y la prima de riesgo vuelve a cotizar en 94,9 puntos.

En la práctica, la acción del BCE ya supone esa mutualización de los riesgos de la que reniegan en Ámsterdam, Copenhague, Estocolmo o Helsinki. Philippe Waechter, jefe de análisis económico de Ostrum AM (gestora de Natixis IM), incide en que la conmoción de las economía y la intervención de los bancos centrales han cambiado profundamente la situación de la deuda pública cuyo objetivo es ahora mutualizar y suavizar el impacto del shock a lo largo del tiempo. "Los bancos centrales intervienen en todos los vencimientos del mercado de bonos, desde muy cortos a muy largos, lo que significa que los precios del mercado de bonos se ven condicionados por el comportamiento de los bancos centrales. Los inversores privados están sujetos a este movimiento", sostiene.

Mostrar comentarios