Pese a las nuevas restricciones

El BCE mantiene sus previsiones pero pide a Bruselas acelerar con los fondos

No obstante, Lagarde sí ha dejado claro que sería una "preocupación" que las restricciones a la actividad económica para atajar la expansión del coronavirus se mantuviera en el segundo trimestre.

El BCE mantiene previsiones pese a la nueva ola del virus pero pide más apoyo fiscal
El BCE mantiene previsiones pese a la nueva ola del virus pero pide más apoyo fiscal
Reuters Next

La previsión del Banco Central Europeo de un repunte económico este año sigue siendo factible, a pesar de las nuevas restricciones que las principales economías del área se han visto obligadas a aplicar para atajar el avance de la Covid -sobre todo ante el aumento de casos que han traído consigo las Navidades y la nueva cepa británica- siempre y cuando esas limitaciones a la movilidad y de la actividad se levanten a finales de marzo. Así lo ha expresado la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, en el marco de la conferencia Reuters Next.

"Creo que nuestras últimas proyecciones en diciembre siguen siendo muy claramente plausibles", ha asegurado la responsable del emisor a la vez que ha incidido en que esas perspectivas, que contemplan un alza del PIB entre los países que comparten moneda del 3,9% este ejercicio, se basan "en las medidas de bloqueo hasta el final del primer trimestre". No obstante, Lagarde sí ha dejado claro que sería una "preocupación" que ese freno a la actividad económica se mantuviera en el segundo trimestre.

Por todo ello, la que fuera directora Gerente del Fondo Monetario Internacional ha instado a las autoridades europeas a que aceleren en el proceso de puesta en marcha de las ayudas comprometidas para atajar la pandemia, de forma que Bruselas "envíe a los países los pagos prometidos en el Fondo de Recuperación" tan pronto como sea posible

"Tenemos que movernos rápido porque tenemos una clara necesidad de ayuda tanto desde un punto de vista fiscal como desde un punto de vista monetario por lo que el nuevo fondo de la UE deberá implementarse de manera rápida, eficiente y en función de planes estratégicos que algunos países ya han enviado", ha añadido. En este sentido, ha considerado que tanto la implementación de este programa de estímulo como el proceso de vacunación afectarán de forma "crítica" a la evolución de la economía de la eurozona y a sus perspectivas.

El aprendizaje tras un año de pandemia es "ve rápido y ve a lo grande"

La presidenta del organismo también ha hecho hincapié en que en el último tramo del pasado ejercicio se despejaron algunas incertidumbres que amenazaban al conjunto del área, gracias al acuerdo del Brexit pactado 'in extremis' por Bruselas y Londres, a la situación política en Estados Unidos o al desarrollo de las vacunas. "Se ha comenzado el año de una manera más positiva de lo que algunos quieren ver", ha incidido.

La banquera central ha vuelto a dejar claro que la entidad sigue dispuesta a "recalibrar" su programa de compras de emergencia antipandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) en caso de que sea necesario con el objetivo de mantener unas condiciones de financiación favorables. Por otro lado, Lagarde ha admitido que el BCE vigila con atención el efecto sobre los precios que puede tener la evolución del tipo de cambio, ya que la apreciación del euro frente al dólar pueden tener impacto en la inflación. Preguntada por el aprendizaje que en lo personal le ha dejado este último año marcado por la pandemia, Lagarde ha respondido con una frase contundente: "ve rápido y ve a lo grande".

Lagarde confía en que "habrá un euro digital" en "no más de cinco años" ante la demanda que existe en la zona euro de este tipo de activos, si bien ha subrayado la importancia de avanzar con cautela en el proceso. Además ha asegurado que criptomonedas como el Bitcoin son activos altamente especulativos, que deben ser regulados de manera global.

Mostrar comentarios