Aumento de regulación

'Black week' para el bitcoin: cotiza en los 4.500 dólares tras desplomarse un 30%

Este hundimiento ha provocado que la mayor criptomoneda cotice en mínimos de octubre de 2017 y solo tenga una capitalización de 78.800 millones. 

Evolución del bitcoin

No corren buenos tiempos para las criptomonedas. La 'moda' de invertir en divisas digitales ha pasado y el precio del bitcoin se ha desplomado con fuerza durante el año y se ha acentuado en la última semana. La 'black week' o semana negra que ha vivido se salda con una caída de prácticamente un 30%, al pasar de los 6.350 dólares a los 4.513 dólares. 

Este hundimiento del bitcoin ha provocado que la mayor criptomoneda cotice en mínimos de octubre de 2017 y ya solo tenga una capitalización de mercado en torno a los 78.800 millones de dólares. Por tanto, lejos quedan los precios de cerca de 20.000 dólares que marcaba a finales del curso pasado o los más de 330.000 millones que llegó a valer. 

El resto de criptomonedas tampoco se ha librado de su 'black week'. La capitalización de todas ellas solo es de 147.300 millones de dólares cuando hace una semana estaba en torno a los 210.000 millones. Es decir, solo en siete sesiones han sufrido un castigo superior próximo al 30% y todavía podría caer más al no hacer suelo. 

Estas caídas han estado motivadas por un aumento de la regulación y por el 'olvido' por parte de los inversores. La Agencia de Servicios Financieros de Japón pretende 'meter mano' a las carteras de divisas digitales y legislar a los proveedores de las mismas. Esto se debe a que las autoridades niponas solo cubren actividades como la compra y la venta de estos activos, por lo que podría dar un paso más y 'controlar' el traslado de importantes sumas de dinero. 

Por si fuera poco, Suiza también ha pasado al ataque. El supervisor de sus mercados financieros ha señalado que podría otorgar un peso en torno al 800% respecto a los activos ponderados por riesgo a las criptomonedas que se encuentren en manos de entidades, lo que penalizará el capital de los bancos que apuesten por estos activos. Aun así, esta medida está en estudio al emitir dicha recomendación a las pertinentes asociaciones del país. 

Por darle dimensión a esta medida, el desplome de esta semana ha dejado el precio del bitcoin en los 4.513 dólares (casi 3.950 euros) por lo que si una entidad tiene la mayor criptomoneda en tamaño consumirá capital por unos 35.500 euros. Algo inasumible si se tiene en cartera una gran cantidad de criptodivisas. 

La pérdida de apetito por parte de los inversores también pesa a su cotización. Las criptomonedas han pasado de ser el activo de moda durante el pasado curso a uno de los grandes olvidados. De hecho, el volumen diario negociado en este tipo de activos se ha desplomado más de un 85% desde el arranque de ejercicio y se sitúa en mínimos de noviembre de 2017. Claro síntoma de pérdida de interés.

Mati Greenspan, analista de eToro, ha señalado que "lo que estamos viendo ahora son los efectos secundarios del aumento sin precedentes del bitcoin y otras criptomonedas durante el curso pasado. Al igual que con todos los mercados, si los precios alcanzan niveles superiores a los justificados, deben retroceder, aunque estos ciclos a veces se pueden acentuar en el mercado de divisas digitales". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios