Hasta el 0,8% del capital

Blackrock sube su inversión bajista sobre Bankia en pleno juicio a su debut en bolsa

El gigante estadounidense no está alcista sino corto a través de uno de sus fondos que controla 63,2 millones de acciones del banco semipúblico.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri / EFE

El gigante estadounidense Blackrock ha elevado al máximo su posición bajista sobre Bankia, coincidiendo con la celebración del juicio por su salida a Bolsa en 2011, que se celebra en la Audiencia Nacional. A través de su vehículo BlackRock Institutional Trust Company,  ha incrementado del 0,7% al 0,8% del capital su inversión bajista en la entidad que dirige José Ignacio Goirigolzarri. Esa posición está valorada en unoss 63,2 millones de euros a los precios de cotización actuales.

El movimiento, que ha quedado registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se produjo el pasado viernes 15 de febrero, cuando Bankia en particular (+2,87%) y el sector financiero en general se dispararon en bolsa ante los avances en las negociaciones entre China y EEUU y la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) apruebe una nueva ronda de liquidez a la banca.

La firma ha incrementado en cuatro ocasiones su posición en el banco desde el pasado mes de agosto y ahora es el segundo hedge fund con una posición corta más elevada sobre la firma por detrás de AQR Capital Management, el más agresivo de los bajistas que operan en España y que cuenta con un 0,89% de la entidad, equivalente a 70 millones

Por detrás se sitúan otros viejos conocidos de las entidades bancarias españolas desde los tiempos del propio rescate de Bankia en 2012. Samlyn Capital, con un 0,73%; Marshall Wace, con una posición corta sobre el 0,7%, que también había elevado el mismo día 15. Entre todos suman 247 millones de euros apostados contra la entidad, que viene siendo la más castigada por la estrategia de los fondos de alto riesgo.

Bajistas contra el Estado

El Estado sigue siendo el principal accionista de la entidad con una participación del 61,4% en el banco, que está valorada en unos 4.853 millones de euros. Dado el castigo a la acción, que se desplomó casi un 36% el año pasado y que en lo que llevamos de ejercicio permanece prácticamente en tablas alrededor de los 2,5 euros, el Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido ampliar el plazo para su privatización hasta 2021. El propio presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, reconocía recientemente que el precio actual "desincentiva claramente" una venta de la entidad "a corto plazo".

Ahora en Portada 

Comentarios