Cae un 17% desde la llegada al poder de Obrador

La bolsa de México, en mínimos de 2014 por Trump y la inestabilidad financiera

El presidente de EEUU ha amenazado con cerrar la frontera de forma permanente si su país vecino no deporta a los miembros de las caravanas. 

Evolución bolsa mexicana

La situación que se vive en México es delicada y la llegada al poder de López Obrador, con una victoria holgada en las elecciones, no ha servido para calmar a los mercados. De hecho, el escenario es 'frágil' para los inversores al cotizar la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerca de mínimos de marzo de 2014 tras caer el lunes un 4,17% (su quinta sesión seguida a la baja) y remontar este martes un 1%. 

El castigo del lunes tuvo un doble motivo: la política de inmigración de Donald Trump y la reactivación del debate acerca de un posible recorte de las comisiones a los bancos del país. Este posible 'tijeretazo' ha provocado que el sector financiero cayera a plomo y el BMV Financials, índice que recoge la cotización de los bancos, se hundía un 6,51%, hasta mínimos de mediados de 2013. 

El Grupo Financiero Banorte ha sido el más penalizado al caer un 13,62%, Credito Real se ha desplomado un 8,8% y Santander México retrocedía un 6,44%. Duro castigo que quería aplacar Carlos Urzúa, futuro secretario de Hacienda y Crédito Público del país, que señalaba que se podrán de acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM) respecto a la iniciativa de reducir las comisiones bancarias y establecer el próximo curso ciertas medidas que ayuden a reducir el coste de este tipo de servicios financieros. 

Por si esta situación fuese poco, Donald Trump ha añadido más presión. El presidente de EEUU ha amenazado con cerrar la frontera con México de forma permanente si su país vecino no deporta a los miembros de las caravanas de emigrantes que amenazan con llegar a Estados Unidos. De hecho, el dirigente señalaba en Twitter que "México debe llevar de vuelta a sus países a los emigrantes que ondean banderas, muchos de los cuales son criminales. Háganlo en avión, en autobús, como quieran, pero no van a entrar en Estados Unidos. Cerraremos la frontera de forma permanente si es necesario". 

La alegría por la llegada al poder de López Obrador se ha tornado en decepción y multitud de gestoras españolas sufrían su giro político. En un principio, veían al candidato de izquierdas como un lavado de imagen para un país acosado por la corrupción y la violencia. Por ejemplo, BBVA señalaba que el mercado mexicano ""se mantuvo en lo que parece una luna de miel post-electoral" y estaban sobre-expuestos al creer que" veremos los próximos trimestres positivos a nivel local aunque con cierta volatilidad", depositando su confianza en compañías industriales y financieras.

Los gestores del Sabadell América Latina Bolsa Cartera, en su folleto trimestral, destacaban que "pese a la elevada incertidumbre alrededor de la renegociación del NAFTA y las elecciones de julio, los activos del país tienen un comportamiento relativo positivo. Esto ha estado relacionado con el discurso pragmático que ha mostrado el que será el nuevo presidente y su acercamiento al círculo empresarial".

La llegada al poder de López Obrador el 2 de julio provocaba que ese mismo día la bolsa de México cayera un 2,12%, aunque en las cinco sesiones posteriores se recupera totalmente de dicho castigo. No obstante, desde entonces acumula una caída del 17% que le ha llevado a cotizar en mínimos de marzo de 2014. Además, su moneda (el peso mexicano) se ha depreciado en torno a un 10% contra el dólar estadounidense, al pasar de 18,75 a 20,55 pesos por dólar. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios