Por el crecimiento de los beneficios y la caída de múltiplos

La bolsa pisará el acelerador en la recta final de año: mejor Europa que EEUU

El escenario de mercado parece el propicio pero ha surgido un riesgo fundamental que amenaza la economía global: el proteccionismo de Donald Trump.

Donald Trump
Donald Trump amenaza el escenario propicio para las bolsas / EFE

A muchos inversores les viene a la cabeza la siguiente pregunta: ¿Qué podemos esperar de la bolsa de aquí a final de año? Pues Bank Degroof Petercam ha pretendido dar respuesta a dicha cuestión y se muestran optimistas con los pocos más de cuatro meses que quedan para dar el cierre a 2018, sobre todo con la bolsa europea respecto a la renta variable estadounidense. 

En sus previsiones económicas han destacado que el crecimiento de los beneficios y la caída de múltiplos "deberían traducirse en una revalorización de la renta variable, especialmente en Europa". Por valoración, "sobreponderamos la renta variable europea frente a la norteamericana". Por sectores, tecnología, sanidad y consumo "continúan ofreciendo potencial de revalorización y siguen beneficiándose de la fortaleza de la actividad económica". 

El escenario parece el propicio pero ha surgido un riesgo fundamental que amenaza la economía global: el proteccionismo. Este peligro, liderado por Trump desde principios de año y que empezó centrándose en China, se ha generalizado. El 1 de junio se empezaron a aplicar aranceles sobre el acero y aluminio de los países del NAFTA y la UE, que han respondido con represalias de igual magnitud, por lo que "el riesgo de una guerra comercial seguirá al alza en los próximos meses". 

Pese a esta amenaza real, el crecimiento global se mantiene en tasas elevadas, "por encima de su potencial, estimado en el 3,7% anual", destacan en Bank Degroof Petercam. Si 2017 se caracterizó por una mayor sincronización entre países, en los últimos trimestres se observan divergencias de crecimiento, especialmente entre las economías desarrolladas. "En EEUU el crecimiento se acelerará hasta el 2,8%, con la inflación subyacente situándose por encima del objetivo del 2% de la Fed. Por su parte, la caída de los intereses de la deuda soberana en la zona euro (negativos en países core) y el probable repunte de los tipos por parte del BCE restan atractivo de inversión en este tipo de activo". 

La entidad destaca que la zona euro ha moderado su crecimiento y "vuelve a tasas más coherentes con su potencial". En cuanto a las economías emergentes, siguen expandiéndose por encima de su crecimiento potencial (4%), con India liderando este grupo de países.

En este contexto, los bancos centrales endurecerán su mensaje de forma muy paulatina, con la atención puesta en el BCE, que finalizará sus compras de activos este año. La volatilidad y el menor apoyo del BCE provocarán que las primas de riesgo en los países periféricos se mantengan en niveles más altos que a comienzos de 2018.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios