Ampliación de 500 millones

Bontoux y Amaral se quedan a jugar a la ruleta de Fridman con el rescate de Dia

Solo el francés, heredero de los fundadores de Carrefour, da la cara ante la CNMV aunque el luso también se habría mantenido en Dia.

El futuro de Dia sigue pendiente de la ampliación.
El futuro de Dia sigue pendiente de la ampliación. / Pixabay

Un francés, un portugués y un ruso se han quedado en la mesa de accionistas de Dia tras la opa en la que han salido casi todos los demás. Han cumplido con lo que dijeron de forma indirecta a través de sus portavoces: no han vendido sus acciones en Dia que fueron comprando al calor de la opa de Letterone sobre la empresa de supermercados. Gregoire Bontoux, propietario del holding luxemburgués Naturinvest, y Luis Amaral, dueño de Western Gate, mantienen el 5% del capital de Dia tras la liquidación de la oferta de compra sobre la empresa esta misma semana, según consta en la CNMV en el caso de Bontoux y explican fuentes cercanas al segundo. No iban a vender y no la han hecho.

Ahora, tanto el portugués como el francés, miembro de la familia Halley fundadora de Promodés (luego Carrefour), se enfrentan a una ampliación de capital que tendrá un efecto dilutivo de 10 a 1, aunque podrán ejercer el derecho de suscripción preferente, según los términos de la operación planteada por Letterone. Se quedan por tanto a la ruleta de Dia, cuya supervivencia todavía pende del hilo de la inyección de 500 millones de euros que debe realizar Fridman. Los dos accionistas deberán desembolsar otros 25 millones de euros en la operación conforme al 5% que controlan si no quieren verse diluidos a la nada tras el aluvión de acciones que se emitirá. Ya han invertido otros 20 millones hasta ahora.

Ni Bontoux ni Amaral han vendido sus acciones bajo la justificación, en público, de que esas acciones valdrán más en el futuro. Ahora se han sumado de forma voluntaria al barco del ruso junto a los bancos acreedores, obligados a refinanciar la deuda para evitar la quiebra de Dia, entre ellos, el Santander. Su papel de opositores a Fridman, sin embargo, ha quedado en cuestión, según apuntan fuentes financieras a este diario, después del desarrollo de los acontecimientos. No fue posible obtener comentarios de los dos socios, que llegaron a liderar una acción concertada que se disolvió tras la Junta de Accionistas.

Quienes sí han liquidado sus posiciones en el grupo de supermercados tras la opa han sido los gestores de Boussard & Gavaudan, que llegaron a acumular el 5,3% del capital de Dia a través de contado y derivados. El canadiense The Bank of Nova Scotia (1,7%) e Ibercaja Gestión (1%) también han desaparecido del registro de participaciones de la CNMV, de modo que han vendido sus acciones a 0,67 euros por título.

Quienes también permanecen en el registro son los bancos de inversión Credit Suisse y Barclays, que actúan como custodios de las acciones de terceros clientes y no de forma directa. Fuentes financieras ligan la presencia de los bancos de inversión a los grandes ‘hedge funds’ bajistas que operan sobre la empresa y que aglutinan algo más del 6% del capital en corto, aunque necesitan a alguien largo (en este caso, Barclays y Credit Suisse) como contrapartida.

Nuevo consejo, nueva vida

La gran caída de Dia puede estar por venir en cuanto se ejecute la ampliación. Las acciones de la cadena de supermercados cerraron este viernes en los 0,63 euros por acción. Será el primer fin de semana tras el cambio en bloque del accionariado (Letterone ha elevado su posición del 29% al 70%) y el vuelco en el consejo de administración, que ha pasado a estar controlado por los empleados de Fridman.

Stephan Ducharme, como presidente, Karl Heinz Holland, como consejero delegado, Sergio Dias, para observar el negocio de Dia en Brasil, Christian Couvreux, como experto en las relaciones con el Grupo Casino -con quien Dia mantiene una alianza- y Michael Casey, el verdadero cerebro de las finanzas de Letterone para el ‘área retail’, que pilotará la inminente ampliación de capital de 500 millones,

Letterone ha conseguido esta semana enjugar sus pérdidas contables en Dia. Siempre según la documentación enviada a la CNMV por el fondo, Fridman ha invertido 922 millones de euros en hacerse con el 70% de Dia, lo que supone un promedio de 2,15 euros por título. De este modo, el multimillonario de origen ucraniano ha rebajado en un 64% el precio de coste de cada una de las acciones que tiene de Dia. Sin embargo, Letterone todavía tendrá que desembolsar entre 350 y 500 millones más con la ampliación, con lo que su inversión total en Dia será de entre 1.272 y 1.422 millones una vez finalice el rescate.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios