Votación clave en Reino Unido

Otro 'May Day' ante el Brexit: Gobierno y y Parlamento ponen en jaque al mercado

Theresa May afronta la nueva votación sobre el plan B del Brexit y puede perder el control del procesos y las negociaciones con la UE.

Brexit blando, Brexit duro… ¿No Brexit? Reino Unido afronta una nueva jornada clave en su proceso de desconexión de la Unión Europea (UE) después de que hace menos de dos semanas viviese un derrota histórica en el Parlamento británico a su plan para un Brexit pactado con Bruselas. Sin embargo, Theresa May sobrevivió al día siguiente a la moción de censura para planteada por la oposición con una victoria pírrica y puede pagarlo caro ahora con un segundo revés que pondría su cargo de Primera Ministra al borde del cese o dimisión.

La cita ha generado menos expectación que a mediados de enero, pero quizá por eso el riesgo de sorpresa es mayor. El Gobierno volverá a plantear un segundo plan con algunas enmiendas que contenten a los apoyos colaterales de May, atrapada entre el fuego cruzado de 'brexiters' y 'remainers'. “Tras haber sobrevivido por un estrecho margen a una moción de confianza, la primera ministra británica se encuentra en la complicadísima situación de tomar una de las decisiones más importantes para su país. Para tener éxito, no puede alcanzar un acuerdo que suscite el rechazo de los partidarios de la permanencia en la UE o de aquellos que abogan por abandonarla”, explica Sébastien Galy, responsable sénior de Nordea Asset Management.

Desde la sociedad de valores Link Securities van más allá y recuerdan que todo puede dar un vuelco este martes. “La primera ministra May presenta a debate su Plan B para el brexit. Se espera que éste sea enmendado por los miembros del Parlamento y que, a partir de ahora, sea esta institución la que se haga con las riendas del proceso. Todo parece indicar que un brexit duro o desordenado, sin acuerdo, está cada vez más lejos, aunque la política suele dar muchas sorpresas, pocas de ellas positivas”, apuntan.

Brexit duro o no Brexit

La posibilidad de que salga adelante un proceso de Brexit sin control es mayor que nunca, pero también de que la crisis política se desate en Londres y desemboque en unas nuevas elecciones o, incluso, en el planteamiento de un segundo referéndum. La semana pasada, el gobernador del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, recordó que la institución del euro y su homóloga con la libra (Banco de Inglaterra) crearon hace meses un grupo de trabajo con el objetivo de contrarrestar un posible episodio de crisis financiera. Entre las medidas acordadas, Draghi avanzó el jueves que Reino Unido y la zona euro se darán una prórroga de doce meses en el caso de la liquidación de valores.

Según recuerda Nordea, el propio Banco de Inglaterra ha alertado de las consecuencias que tendría un Brexit duro. “La libra podría depreciarse un 8%; de ser así, los precios de la vivienda caerían un 30%. La tasa de desempleo podría incrementarse hasta el 7,5% y la a inflación podría aumentar hasta el 6,5%, lo que obligaría al Banco de Inglaterra a subir sus tipos de interés para protegerse de la inflación importada”, explican.

Las consecuencias de un Brexit descontrolado.
Las consecuencias de un Brexit descontrolado serán nefastas para la economía. / La Informacion

La preocupación crece tanto en Londres como en las distintas capitales del euro. En Madrid, el Gobierno de Pedro Sánchez ha convertido el asunto en una de sus prioridades por las consecuencias nefastas que puede llegar a tener. Para muestra, IAG, el holding de aerolíneas que conforman Iberia, British Airways o Vueling, podría llegar a tener vetado los vuelos en la UE por la nacionalidad británica de la empresa matriz. En este sentido, otras grandes multinacionales como Telefónica, Santander o Iberdrola han redirigido buena parte de su actividad en los mercados de capitales a Dublín en lugar de Londres por los riesgos que el Brexit extienden al mercado británico, como publicó La Información.

Con datos todavía a cierre de 2017 -el último ejercicio completo en el que han presentado cuentas-, las principales empresas españolas que cotizan en bolsa y tienen sucursales en Reino Unido se juegan hasta 30.200 millones de euros de sus ingresos anuales. Una caída de la libra como la del 24 de junio de 2016 -la divisa se desplomó un 10% en solo unas horas- provocaría un roto de hasta 3.000 millones de euros para siete empresas. Entre ellas, Telefónica (13% de sus ventas), Santander (10%), Iberdrola (22%), Ferrovial (29%), IAG (34%), Sabadell (28%) y Amadeus (7%). En el escenario contrario, que descarrile el Gobierno de May con él el Brexit, serían las más beneficiadas.

Exposición de las empresas del Ibex 35 al Brexit de Reino Unido.
Porcentaje de ingresos en libras para las empresas españolas. / La Informacion
Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios