Tensión entre los inversores

Los mercados, en jaque ante la siguiente parada hacia el Brexit... el 12 de marzo

El proceso de desconexión británica de la UE entra sin acuerdo en el último mes antes de que se ejecute la ruptura política y económica.

Evolución de la libra frente al euro.
Evolución de la libra frente al euro. / L. I.

La fecha del 29 de marzo que Reino Unido se había puesto para abandonar la Unión Europea se acerca y en el tablero del Brexit los movimientos que quedan son cada vez más escasos. La siguiente prueba de fuego a la que se enfrenta el Gobierno de Theresa May llegará el día 12 de marzo. Para entonces, y si la premier y Bruselas no han alcanzado un pacto alternativo, la Cámara de los Comunes deberá volver a votar de nuevo el acuerdo sellado por las partes y que tiene la frontera irlandesa como uno de los principales escollos. 

Suponiendo que ese día el texto reciba de nuevo el 'no' del Parlamento británico -que ya lo rechazó en enero-, May deberá preguntar a los diputados solo un día después si quieren que Reino Unido salga el 29 de marzo de la UE sin ningún tipo de acuerdo. Las partes están suavizando sus posturas y esto, sumado al empeño de la primera ministra por lograr una salida lo menos lesiva para su país (la forzosa lo sería y mucho para la economía británica) hace suponer a los expertos que Reino Unido aprovechará entonces para lograr algo más de oxígeno. 

De este modo y si la Cámara de los Comunes rechaza la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, el Gobierno deberá plantear otra moción para solicitar una prórroga "corta" y "limitada" del Brexit. May ya dejó claro que esta posibilidad, que no termina de convencerla, llevaría como máximo a finales de junio. "No quiero que se extienda el artículo 50", ha recalcado en su última intervención ante la Cámara, en alusión al apartado del Tratado de Lisboa que activó hace casi dos años todo el proceso de divorcio y que tiene como fecha tope el próximo 2 de julio.

"El Parlamento debería cumplir su deber para que el país pueda pasar página. Queremos dejar la UE con un acuerdo que nos deje lo mejor de los dos mundos: una relación estrecha con nuestros aliados más cercanos y la oportunidad de aprovechar al máximo nuestros talentos y recursos construyendo nuevas relaciones con las economías emergentes de todo el mundo", ha remachado.

La siguientes fechas a tener en cuenta serían el 21 y 22 de marzo, cuando los líderes europeos celebran cumbre en Bruselas. Podría ser el cónclave para que las partes logren un acuerdo in extremis o, en contra de la intención inicial de May, para ampliar el periodo de negociación del Artículo 50 y poder retrasar la fecha de salida en aras de evitar un Brexit sin acuerdo. Si el pacto tampoco llegase entonces, la líder británica debería decidir de nuevo entre retrasar la desconexión o hacerla por la fuerza. 

¿Qué ocurriría si May aplazase temporalmente el Brexit a finales de junio? Que hay elecciones europeas el 26 de mayo y Londres deberá decidir si las convoca o no en su territorio porque de no hacerlo y si el proceso de salida se extiende más allá, sus ciudadanos se quedarían sin representación en el Parlamento Europeo. 

Y mientras tanto, la libra celebra el revuelo

El potencial alcista de la libra esterlina es la distancia que separa su cotización actual en los mercados de cambio de divisas de la que tenía en los meses previos al referéndum de junio de 2016. Eso significa que, frente al euro y al dólar, podría revalorizarse un 10-12% (que, en momentos de sobrereacción compradora, podría llegar hasta un 15%-20%), explica Juan Ignacio Crespo.

En su opinión y pese a que existe un riesgo, lejano, de que todo sea un desastre y que la cotización de la libra se vaya a sus mínimos históricos frente al dólar (1,23; o sea una caída del 7%) y al euro (1,03; una caída del 11%), lo más probable es que ese desastre sea evitado. Ningún político en Reino Unido querría tener que hacer frente al impacto nefasto que tendría una salida forzosa para la economía de hogares y empresas. 

Ahora en Portada 

Comentarios