Miércoles, 18.09.2019 - 15:56 h
Cerco a los 'vapeadores'

British American se dispara en bolsa por los recortes... y el sector mira ya a Trump

El presidente de EEUU quiere prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores en su país tras el aumento de las enfermedades pulmonares graves

Tabaco
British American se dispara en bolsa por los recortes... y el sector mira ya a Trump. / Pixabay

Las tabaqueras se encuentran en pleno proceso de reestructuración y cambios. Si hace apenas unas semanas las estadounidenses Altria y Philip Morris, las dos mayores del mundo, anunciaban que están en conversaciones para volver a unirse una década después y conformar un gigante con una capitalización de cerca de 182.000 millones de euros (192.500 millones de dólares) con el que volver a ganar músculo; hoy es British American Tobacco (BAT), propietaria de marcas como Lucky Strike, Pall Mall, Vogue, Dunhill o Peter Stuyvesant, la que ha anunciado la supresión de 2.300 empleos para adaptarse al cambio en los hábitos de consumo y a la proliferación del cigarrillo electrónico.

Ese plan de ajuste se llevará a cabo de aquí a comienzos del año que viene y con él trataría, al igual que el movimiento de sus dos rivales, de plantar cara a un descenso de las ventas del 4,5% del tabaco tradicional. Su anuncio está sirviendo a la firma para dispararse en bolsa. Ha llegado a hacerlo por encima del 4%, si bien ahora sus títulos moderan ese avance al 2,4% hasta las 37,70 libras (42,21 euros). La capitalización de BAT asciende actualmente a 23.703 millones de euros.  

Los frentes abiertos son muchos para estas compañías. Por un lado, el hecho de que las empresas que comercializan cigarrillos electrónicos estén elevando su negocio a un ritmo del 8%, mientras las ventas de cajetillas siguen de capa caída. Por otro, que los gobiernos estén endureciendo su política y las restricciones en torno al tabaco por el aumento de casos de cáncer de pulmón.

En España tenemos la idea del ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar en funciones de endurecer la Ley Antitabaco para regular los vapeadores y prohibir fumar en las terrazas de los bares y restaurantes, como sugirió recientemente la ministra María Luisa Carcedo, una medida sobre la que ya trabaja también la Generalitat de Cataluña.

El último en tomar la palabra ha sido el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien se plantea directamente prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores en su país tras el aumento de las enfermedades pulmonares graves. Juul Labs, la principal comercializadora de este tipo de dispositivos en Norteamérica, ya ha recibido además un toque de atención por parte de la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) por sus iniciativas de marketing en las que asegura que sus productos son más seguros que los cigarrillos tradicionales. A finales del año pasado fueron los cigarrillos mentolados los que sufrieron el cerco de las autoridades estadounidenses.

Juul, de la que Altria Group posee una participación del 35%, ha lanzado sus productos en mercados internacionales como Corea del Sur, Indonesia y Filipinas, y según informa Reuters, acaba de incorporarse a China con la venta online a través de Alibaba, en lo que supone una clara estrategia para tratar de salvar las mayores restricciones en EEUU, sobre todo si tenemos en cuenta que el del gigante asiático es el mercado de fumadores más grande del mundo.

En lo que va de año, las acciones de British American Tobacco se revalorizan más del 24% en la bolsa de Londres; mientras que las de Altria retroceden un 10,4% en Nueva York, donde los títulos de Philip Morris acumulan un rally del 11,6% en lo que va de ejercicio; y la nipona Japan Tobacco (38.600 millones de euros de valor en bolsa).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios