Rentabilidad negativa del 20% en un trimestre

Warren Buffett tampoco se salva y pierde 40.000 millones en mitad de la tormenta

El desplome de Apple, Bank of America, Wells Fargo o Kraft Heinz, que figuran como sus principales posiciones, han hundido el valor de su cartera.

Valores en cartera de Berkshire Hathaway
            

Prácticamente nadie ha logrado escapar de la tormenta bursátil que ha arrasado a los mercados en el tramo final de 2018 y principios del 2019. Ni si quiera el considerado por muchos mejor inversor de todos los tiempos, Warren Buffett, que para más inri ha sido uno de los más castigados en el arranque del año nuevo. La fuerte posición que mantiene en Apple a través de su brazo inversor, Berkhire Hathaway, ha golpeado de lleno al magnate y al valor de su firma.

El 2018 fue el año en el que Buffett y la firma dirigida por Tim Cook entrelazaron sus caminos con más fuerza, después de que el conocido como 'Oráculo de Omaha' incrementase con fuerza su posición en el capital social de la firma de la manzana. En concreto, a principios de año adquirió hasta 75 millones de títulos, que se sumaban a los cerca de 170 millones que ya poseía. Con ello, la tecnológica se convertía en la principal posición de Berkshire, superando por valor a Wells Fargo.

La fuerte posición de Buffett en Apple provocó que el pasado jueves 3 de enero fuera un día especialmente negro para el prestigioso inversor, ya que fue golpeado por dos frentes distintos: por un lado, la fuerte caída de la firma de Cupertino (de un 10%) implicó una importante pérdida de valor de la cartera. Mientras que también provocó que muchos inversores pusieran el cartel de venta sobre sus títulos de Berkshire, que cedió más de un 5% en la sesión.

El derrumbe de Apple el pasado jueves no fue más que un nuevo episodio dentro de la tendencia bajista en la que está inmerso el valor desde octubre, y que le ha llevado a perder hasta un 35%. Traducido en cifras para Berkshire, la caída de las acciones de la compañía de la manzana supone una pérdida cercana a los 21.000 millones de dólares (si se descuenta la subida del pasado viernes). De hecho, los cerca de 256 millones de acciones que mantiene en cartera valen actualmente unos 36.500 millones de dólares frente a los 57.600 millones de hace tan solo tres meses.

Pese al golpe que ha proporcionado Apple al valor de Berkshire, el desplome que ha tenido la compañía de Buffett es aún mayor. Las otras grandes apuestas del inversor también han caído con fuerza, en especial los valores bancarios: el valor de las acciones de Bank of America ha caído en 5.000 millones, en el caso de Wells Fargo son 4.000 millones menos, el desplome de American Expres se traduce en que su valor en la cartera valga 3.000 millones menos y US Bancorp hasta 500 millones de dólares. Por último, Kraft Heinz ha hecho un agujero a la firma de inversión de 3.000 millones de dólares.

En total, suman cerca de 37.000 millones de euros y solo entre sus cinco mayores posiciones, a las que se unen caídas significativas en Goldman Sachs (-20,4%), Delta Airlines (-19,64%), Charter Communications (-9%) o Southwest Airlines (-23%). Todo ello provoca que el 'Oráculo de Omaha' haya perdido más de 40.000 millones en bolsa, que curiosamente (o no) coincide con la capitalización que han perdido los títulos de Berkshire.

El verdadero problema más allá de la evidente pérdida de valor temporal, que no afecta a Buffett como siempre ha reconocido, es que dicho desplome estará presente en las cuentas de la compañía en el último trimestre del año. Esto se debe a que el pasado 2018 entró en vigor la normativa ASU 2016-01 por la que las corporaciones debían informar de las ganancias o las pérdidas latentes en sus carteras de inversión como parte de su cuenta de resultados. Una medida que el propio Buffett ha denominado como "inútil" para la comprensión de los estados financieros.

¿Interesado en General Electric?

El fuerte desplome del mercado ha abierto el debate de qué debe hacer Buffett con la montaña de dinero en efectivo que atesora. Una de las más discutidas por los analistas de distintos medios estadounidenses es que podría comprar una empresa que le permitiese capear los temporales que viven los mercados. La especulación llega más allá y alguno ha insinuado que General Electric podría encajar en el perfil por dos motivos: uno sería que las eléctricas lo hacen mejor cuando el ciclo lleva a los mercados a fuertes caídas (como se vio en España) en 2018. Por otro lado, su colapso le deja en un precio razonable.

Por otro lado, hay quien piensa que es el momento de invertir más en el mercado, una alternativa que Buffett siempre ha valorado. En una carta enviada tiempo atrás mostraba sus planes ante una posible caída generalizada del mercado, que implicaba ir aumentando la proporción de efectivo invertido a medida que el mercado caía, hasta llegar a gastar el 100% en el caso de un derrumbe del 50%.

Por último, también la más factible es que termine por recomprar sus propias acciones de Berkshire una vez detecte que han caído por debajo del precio objetivo. Una posibilidad que el propio Buffett, en una decisión conjunta con su número dos Charlie Munger, abrazó en julio al flexibilizar la opción después de que las rígidas condiciones solo hayan permitido que se produjera una vez en la historia de la firma. Aunque por el momento queda tiempo para que se adopte esa posición, puesto que necesita que las acciones (o el valor de sus posiciones en cartera) continúe desciendo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios