Miércoles, 20.03.2019 - 08:44 h
Tras el castigo de diciembre

La burbuja bursátil de los productores de marihuana se 'infla' un 40% en 2019

La legalización de Canadá de fumar con fines recreativos y la aprobación de EEUU para importar cápsulas para usos terapéuticos dan alas al sector.

Evolución de la marihuana en bolsa

Invertir en cannabis es muy rentable. La burbuja bursátil de los productores de marihuana parecía 'pinchar' a finales del curso pero fue una falsa alarma para los inversores, una simple corrección tras las fuertes subidas de los meses anteriores. De hecho, en este arranque de año se han recuperado (totalmente) del castigo de diciembre y su precio va a más al calor de las buenas noticias para el sector. 

La cotización de los productores de marihuana se animaba el pasado curso. Dos acontecimientos, principalmente, marcan el presente y el futuro del sector: la legalización de Canadá de fumar marihuana con fines recreativos (el segundo país tras Uruguay) y la aprobación de EEUU para importar cápsulas de cannabis para usos terapéuticos. 

Los fabricantes de marihuana cotizados como son Aurora Cannabis, Canopy, Tilray, Scotts Miracle o Cronos Group volaban en bolsa durante 2018. Algunos expertos veían en el sector una burbuja similar a la del bitcoin y el resto de criptomonedas, que se desplomaban con fuerza durante el pasado curso. No obstante, el arranque de año ha sido (nuevamente) esperanzador y todas suben más de dos dígitos en poco más de un mes; incluso Tilray llega a dispararse más de un 350% desde que debutara en julio, es decir, ha multiplicado por 4,5 veces su precio. 

Uno de los principales ETFs (fondos cotizados en bolsa) que aglutina la cotización de los productores de marihuana es el Horizons Marijuana Life Sciences Index y está cerca de máximos históricos tras dispararse más de un 40% en poco más de un mes. A mediados de dicho mes cotizaba en los 26,07 dólares mientras que, actualmente, tiene un precio de 20,35 dólares. Este producto financiero busca replicar el comportamiento de aquellas empresas que tienen actividades comerciales significativas en la industria de la marihuana. 

Los inversores estarán atentos a los resultados que presentarán estas compañías durante el mes de febrero. Los resultados del tercer trimestre no fueron todo lo positivo que se podía esperar, aunque sí que lograron incrementar sus ingresos. No obstante, caían en números rojos debido a las fuertes inversiones realizadas en marketing y el gasto de abrirse a nuevos mercados en los que podían comenzar a operar. 

Tali Salomon, directora de eToro para España y Latam, ha destacado sobre el sector que "la principal razón de dicho crecimiento reside en la legislación". Por ejemplo, en EEUU ya hay nueve estados que han eliminado las restricciones al uso del cannabis recreativo, y hay otros 29 estados que lo autorizan para usos terapéuticos, pero los expertos esperan que sea legal a nivel nacional para 2020. Por si fuera poco, Canadá se ha unido a este tren, al despenalizar su uso y estima, por ejemplo, que 4,6 millones de habitantes del país consumirán 665 toneladas anuales de marihuana. Los gastos mundiales en cannabis deberían triplicarse en los próximos años para llegar a 32.000 millones de dólares en 2022.

La rentabilidad del negocio es alta y numerosas empresas exploran la posibilidad de invertir en la producción de marihuana. Por ejemplo, Coca-Cola estudia entrar en el mercado de las bebidas con cannabis mientras que los propietarios de la cerveza Corona, la multinacional Constellation Brands, realizaban una inversión millonaria al comprar una nueva participación en Canopy. 

Las farmacéuticas también irrumpen en este negocio debido a los componentes terapéuticos del cannabis. Por ejemplo, Almirall tiene un fármaco, el Sativex, que es derivado del cannabis (tiene como principios activos tetrahidrocannabinol y cannabidiol) y es un tratamiento complementario para la esclerosis múltiple que alivia los espasmos musculares. La evolución de sus ventas es muy positiva y factura prácticamente lo mismo que uno de sus fármacos estrella, el Almax. 

Por su parte, la canadiense Canopy anunciaba un acuerdo, hace poco más de un año, con la empresa española Alcaliber para suministrar cannabis medicinal ya que había obtenido la licencia para cultivar, producir, fabricar, importar, exportar y distribuir marihuana para uso medicinal. De hecho, esta alianza le permitía ampliar su negocio más allá de la morfina y lanzarse de lleno a la exportación de marihuana. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios