Burbuja en deuda gubernamental

Buy & Hold está 'corto' en el bund e irá contra el bono español si cae a negativo

El peso a deuda gubernamental se ha reducido notablemente y las oportunidades surgen en deuda privada, con un gran abanico de empresas emitiendo.

Evolución del bono a diez años de Alemania y España

La gestora Buy & Hold ha hecho una revisión a su estrategia tras el parón vacacional. La firma ha realizado un desayuno con medios de comunicación en el que Julián Pascual, su presidente, y Rafael Valera, su CEO, han dado su visión de mercado. En renta variable han aumentado exposición al sector aéreo y han irrumpido en Bankinter pero es la renta fija la que suscita mayor interés en los últimos meses ya que son muchas voces las que alertan de que hay una burbuja que, tarde o temprano, explotará. 

Rafael Valera ha sido contundente al afirmar que "hay una burbuja en la deuda gubernamental". El gestor ha optado por liquidar algunas posiciones alcistas que tenía y ponerse 'corto' en el bono a diez años alemán (Bund) ya que "algo de rentabilidad nos da al estar en negativo". De hecho, también tienen en su radar a España puesto que "si el diez años español cae a negativo también nos pondremos bajistas". Algo que no sería utópico ya que su rentabilidad está en el 0,247% pero que podría ser posible ya que iniciaba este curso en el 1,42%. 

El rally alcista del precio de la deuda gubernamental ha provocado cierta cautela en los gestores de fondos debido a la rápida evolución. Rafael Valera destaca que han sacado partido a esta dinámica y ahora replegarán velas ya que el B&H Renta Fija se ha disparado un 8,6% durante este año, convirtiéndose en el fondo de renta fija flexible euro más rentable este curso, según datos de Morningstar. 

Si las oportunidades no pasan por la deuda gubernamental entonces la otra alternativa es la deuda privada. "El número de empresas que emite deuda supera en diez veces al número de compañías que cotizan en bolsa, por lo que hay que ser muy selectivos ya que el abanico es enorme a la hora de invertir", señala Julián Pascual. A la hora de seleccionar compañías en la firma lo tienen claro: compañías en las que más compense el riesgo asumido. 

En deuda privada, hay un sector que sí les gusta: el financiero. Las empresas buenas y sólidas no necesitan emitir deuda mientras que hay que distinguir entre las otras dos: "compañías que atraviesan por una situación delicada y que tal vez no me devuelvan lo invertido y empresas que, aunque han sufrido, resisten y tienen atractivo". Por tanto, en este segundo grupo se incluyen los bancos, que si bien no invierten en bolsa, si ofrecen deuda a un precio atractivo. De ahí que la mayor exposición de su fondo de renta fija esté en bonos subordinados bancarios, sobre todo de Ibercaja y Cajamar.

Rafael Valera, CEO de Buy & Hold, ha señalado que "la curva de tipos americanos se ha invertido, de modo que la rentabilidad del bono a 10 años es inferior a la del bono a 1 año. Esto en el pasado normalmente ha indicado la entrada en recesión en los próximos 18 meses y por ello se está produciendo una búsqueda de activos 'seguros' aunque ello implique una rentabilidad negativa". Por tanto, la gestora ha liquidado su posición en bonos alemanes a 5 años, aumentando, por el contrario, su posición corta en bonos alemanes a 10 años, quedándose únicamente con deuda soberana griega y rumana.

La distinción entre renta variable (somos accionistas) y renta fija, que nos convierte en acreedores a la hora de invertir, es clave para la toma de decisiones. Los expertos de la firma justifican la inversión en compañías que no atraviesan por un buen momento en el parqué ya que "normalmente cumplen con sus obligaciones de deuda porque la alternativa a no hacerlo es catastrófica. Más aún, muchas veces las empresas no pueden cumplir con sus obligaciones, pero sus accionistas deciden apoyar a las empresas y aportan capital con el que pagar a sus acreedores (véase el caso reciente de Dia). Este escenario, que como accionistas suele ser malo, es perfecto como acreedores". 

Con este escenario parece claro en qué compañías hay que tomar decisiones. "El sector al que hay que prestar son empresas en las normalmente no invertiríamos como accionistas pero que no van a desaparecer (o al menos no a corto plazo)", destacan los gestores de Buy & Hold. Por ejemplo, en el primer semestre del curso optaron por vender bonos de El Corte Inglés, una compañía que no les gustaría ya que el sector 'retail' lo ven 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING