Suben alrededor de un 11%

Las caídas de EEUU dejan el galardón de los fondos más rentables al sector salud 

Su buen momento se sustenta en el envejecimiento de la población (más esperanza de vida) y al repunte de las enfermedad crónicas. 

El desplome en Wall Street ha dejado enrarecido el ambiente EFE / J. Lane
Las caídas de EEUU dejan el galardón de fondos más rentables al sector salud

Apple ha hecho saltar las alarmas en la bolsa estadounidense. Las fuertes caídas vividas en las últimas semanas le han llevado a cotizar en mínimos de julio y lejos del billón de dólares mientras que octubre se convertía en el mes negro de Wall Street, al sufrir desplomes no vistos desde 2009, con el Nasdaq retrocediendo en torno a un 12%. 

El desplome de la compañía más grande del mundo se producía tras anunciar Lumentum Holding que recortará de forma notable sus perspectivas de ingresos debido a que "uno de sus principales clientes haya reducido notablemente sus pedidos" y el mercado puso todas sus miradas en Apple. 

Estas caídas han provocado que los fondos de bolsa estadounidense ya no sean los mejores durante este año. La categoría más rentable era la de Renta Variable USA Capitalización Grande 'Growth' con un avance cercano al 11% y otras como Renta Variable USA Capitalización Flexible y Renta Variable USA Capitalización Grande 'Blend' subían ligeramente por encima del 7%, según datos de Morningstar. 

La categoría Renta Variable USA Capitalización Grande 'Growth', tras retroceder más de un 4,5% en los últimos tres meses, ha cedido el galardón de categoría más rentable a un fondo temático como es el de Renta Variable Sector Salud, con un avance del 11% durante este año y todo ello, pese a que ha caído un 1,6% en el último trimestre. 

Compañías del sector de cuidados de la salud como son Johnson & Johnson, Novartis, Merck & Co o UnitedHealth han contribuido al buen momento bursátil que viven este tipo de empresas. De hecho, la suiza Novartis se encuentra en máximos de 2015 y cerca de sus máximos históricos mientras que Johnson & Johnson está cotizando en su precio más alto de toda su historia y con una capitalización de mercado que supera los 388.000 millones de dólares. La empresa de productos para bebes se ha erigido como la tercera compañía del Dow Jones más grande en términos de valor de mercado. 

Los expertos de Pictet destacaban que "algunos sectores que se han beneficiado del fuerte crecimiento en EEUU están sometidos a presión y la tecnología, que dominaba el mejor comportamiento, tiene valoraciones que habían llegado a ser extremadamente ajustadas". De hecho, son optimistas al señalar que "el caso es que mientras la economía de EEUU crezca entre 2 y 3% no es el final del mercado alcista. Las valoraciones están en algunos casos cerca de niveles de 2009 y es positivo que los inversores no hayan sido excesivamente alcistas en renta variable". Con todo este escenario, destacan que podría continuar el rally de las compañías de salud ya que "pueden beneficiarse de la preferencia defensiva de los inversores". 

Nicolas Chaput, CEO y director de inversiones de Oddo BHF, señalaba en sus perspectivas para final de año que "dentro de la renta variable europea destacamos sectores con buenos múltiplos, como automóviles y autopartes, tecnología y cuidados de la salud".  Por su parte, los gestores del Lazard US Equity Concentrated detectan más oportunidades de inversión en empresas de sectores como consumo discrecional o básico, cuidados de la salud y tecnología de la información ya que "tienden a estar menos ligadas a la macroeconomía".

Con todo este escenario, fondos de inversión como el Bellevue Funds (Lux) BB Adamant Medtech o el Polar Capital Healthcare Opportunities Fund I Inc suben más de un 23% este año y podrían continuar con este rebote de cara a final de año. Gestoras españolas también ofrecen invertir en este sector como son los productos Caixabank Multisalud Cartera (+15% en 2018), Ibercaja Sanidad (+11%) o el Mediolanum Challenge Counter Cyclical Eq (+6%), por citar los tres más rentables. 

El buen momento del sector se sustenta en el envejecimiento de la población mundial como consecuencia del aumento de la esperanza de vida y el repunte de las enfermedad crónicas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha constatado dichos datos al destacar que la esperanza de vida ha aumentado en cinco años desde el 2000 (el aumento más rápido desde los años 60), hasta los 71,4 años, aunque persisten las grandes desigualdades sanitarias.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios