En pleno pulso judicial con Iberdrola

Cambio de control en Gamesa: Siemens traspasa el 30% a su filial de crudo y gas

El gigante alemán ha transferido intragrupo la propiedad de 205 millones de acciones de la eólica para engordar la futura OPV de Siemens Energy.

Siemens Gamesa vale en bolsa 10.000 millones de euros.
Siemens Gamesa vale en bolsa 10.000 millones de euros. / L. I.

Comienza el baile de una las operaciones corporativas más relevantes de 2020. Siemens AG, el holding industrial alemán, ha dado el pistoletazo de salida para la futura salida a bolsa de Siemens Energy, el nuevo consorcio que agrupará todos sus activos energéticos incluyendo sus acciones en Siemens Gamesa, el productor de turbinas eólicas terrestres y marinas. El primer paso en ese camino lo han dado los teutones en la bolsa española con el traspaso intragrupo de 205,1 millones de títulos de su filial, valoradas en más de 3.000 millones de euros. Su cotización cerró el miércoles en 14,95 euros, un 31% por debajo del máximo de 2017.

El movimiento estaba previsto como parte del proceso de 'carve out' (escisión de activos) que está realizando el grupo alemán de cara a la salida a bolsa de Energy a lo largo de este 2020, valorada en más de 30.000 millones de euros y en la que prevé vender hasta el 75% del capital. Aspira a convertirse en una de las cinco operaciones más grandes en el parqué europeo de la historia, pero tiene algunos obstáculos que solventar en el corto plazo, entre ellos, su enfrentamiento en los tribunales con la eléctrica española Iberdrola, su socio en Gamesa.

Fuentes financieras señalan a 'La Información' su sorpresa ante la transacción intragrupo en la multinacional eólica, ya que solo han cambiado de manos la mitad de las acciones. En concreto, según la notificación a la CNMV, el holding de participaciones Siemens Beteiligungen Inland (SBI), que ostentaba el 59% del capital de Gamesa desde la fusión en 2017, se quedará con el 28,87% de Gamesa tras la transferencia a Siemens Gas & Power (SGP), la base de su futura división Energy, del 30,1% del capital de fabricante de turbinas eólicas.

Bordeando el límite de opa

“Esta notificación se realiza como una consecuencia de la reorganización interna del negocio de gas y electricidad global del Grupo Siemens y, en este contexto, Siemens AG ha transferido 205,17 millones de acciones de Siemens Gamesa, que representa el 30,123% de su capital, a su filial SGP (Siemens Gas & Power)”, detalla la compañía en una notificación enviada a la CNMV el pasado 1 de enero. En el documento, el grupo bávaro recuerda que no se ha modificado su participación del 59% y alega que no hay cambio de control puesto que las dos filiales involucradas en la operación son de su propiedad en su totalidad, aunque una de ellas dejará de serlo cuando comience a cotizar en bolsa después de verano.

“Se espera que la separación se complete en el primer trimestre para poder presentar 'Energy' como operaciones discontinuadas en el segundo trimestre del calendario. El 'spin-off' está programado para septiembre”, explican los analistas del banco de inversión Bank of America Merrill Lynch (BofAML), aunque vinculan este proceso al relevo y sucesión de Josef Käser, de 62 años, como primer ejecutivo del grupo alemán. Siemens vive, por tanto, un momento delicado y vital que afecta  a la mayor inversión de su historia en España.

Conflicto Siemens-Iberdrola

No hubo comentarios a este diario por parte de Siemens o Iberdrola acerca de este movimiento o de la potencial ruptura del pacto parasocial entre ambos gigantes sobre Gamesa que une el 59% alemán y el 8% de la española. Fuentes jurídicas señalan que el traspaso accionarial realizado exige modificar ese documento que orquesta las relaciones entre los dos socios. Tampoco hay novedades sobre el enfrentamiento en los tribunales que mantienen los dos grupos. Iberdrola acusa a Siemens de vulnerar la gobernanza de la compañía, saltarse al consejo de administración y abusar de su posición dominante en Gamesa para venderle bienes y servicios por encima de lo pactado en la fusión.

Los alemanes también han movido ficha con sendos movimientos de ataque y defensa con el objetivo de salvaguardar a Siemens Energy de cualquier contratiempo ante su futura salida a bolsa. En primer lugar, el grupo con sede en Munich ha sondeado la compra del 8% de Gamesa en manos de Iberdrola para eliminar esta incertidumbre. Para ello tendrían que lanzar una oferta de compra para todos los accionistas, es decir, el 31% en manos de minoritarios fuera del pacto, que estaría valorada a los precios actuales en bolsa en más de 3.000 millones de euros. En segundo término, Siemens sacó del consejo de administración de Gamesa a su director financiero, Ralf Thomas, para incorporar a su abogado de confianza, Andreas Hoffmann.

Cuando se fusionaron Gamesa y Siemens Wind Systems, y el con el objetivo de evitar una opa sobre el 100% de la compañía, Siemens se aprestó a cumplir unas serie de restricciones en cuanto a la gestión y el gobierno corporativo que Iberdrola vigila atentamente como ‘garante’ oficioso de la españolidad y el arraigo de Gamesa en País Vasco y Navarra. La CNMV dio en aquel momento su visto y eximió a los alemanes de la opa, aunque los últimos movimientos de los alemanes pueden volver a poner esta cuestión sobre la mesa. Entre estas líneas rojas se encuentra la dependencia de Siemens Gamesa respecto a su primer accionista y su vulneración obligaría al supervisor a tomar cartas en el asunto de nuevo si observa que Siemens obliga a Gamesa a usar sus servicios. En 2018, último dato disponible, la filial eólica compró a la matriz bienes y servicios por valor de 500 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING