En este año 

¿Acabará Cellnex como la mejor del Ibex? Las futuras compras jugarían en contra 

El operador de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas tiene, a juicio del Santander, vientos favorables pero recorrido alcista limitado. 

Evolución de Cellnex en bolsa

Cellnex es, sin lugar a dudas, la que mejor se comporta en el Ibex 35. El operador de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas se dispara un 70% durante este curso y, a falta de poco más de tres meses, se juega el galardón de ser la más alcista del selectivo español en 2019. No obstante, este rally alcista podría haber llegado a su fin y las ventajas reducirse respecto a sus perseguidoras por dos motivos: ha agotado su potencial alcista y, las futuras compras, podrían jugar en contra de la cotización. Sus grandes 'rivales', como Ferrovial e Iberdrola, avanzan cerca de un 50% y 40%, respectivamente. 

Los bancos de inversión prevén que el rally alcista de Cellnex se frene o, incluso, se pare. El consenso de mercado le asigna un precio objetivo de 34,59 euros por título, es decir, un 4,3% por debajo de su precio de cotización que es de 36,15 euros, por lo que recomiendan 'mantener' los títulos.  No obstante, dicha valoración podría variar al alza ya que alguna firma está revisando al alza sus precios, como es el caso de Banco Santander. 

Los analistas del banco presidido por Ana Botín han elevado sus estimaciones, al incluir la reciente adquisición de Cignal y la modificación de sus supuestos sobre el coste de capital para tener en cuenta el actual escenario de tipos de interés, lo que ha provocado que eleven su precio objetivo un 28%, desde los 30,4 euros hasta los 39,1 euros por título. Es decir, la otorgarían un recorrido alcista del 8%, lo que presionará el precio del consenso al alza. 

El análisis del banco tiene el título de 'Vientos favorables, pero recorrido alcista limitado', lo que es toda una declaración de intenciones. Las transacciones corporativas, componente esencial de la estrategia de Cellnex, podrían no influir tan positivamente en su cotización como lo venían haciendo los últimos años. ¿El motivo? "Cellnex tiene una buena trayectoria en fusiones y adquisiciones, pero queremos hacer notar también la mayor demanda de activos de torres, que ejerce presión sobre las valoraciones", señalan los expertos de Banco Santander. 

La compañía, pese a ello, tiene más munición para hacer movimientos corporativos. La última emisión de bonos convertibles de Cellnex, que fue de 850 millones de euros hace tres años, ha aumentado los recursos disponibles de la compañía tras el fuerte 'hueco' dejado tras las compras de Iliad y Salt, que "consumieron casi toda la capacidad de la compañía para realizar transacciones corporativas". 

Con este escenario, los analistas del banco destacan que "en estos momentos consideramos arriesgado reflejar en precio la potencial creación de valor de futuras transacciones corporativas". No obstante, el escenario de tipos de interés más bajos durante más tiempo juega a favor de compañías como Cellnex, que tienen flujos de caja con "alta previsibilidad y horizonte largo de tiempo", como es el sector de torres, lo que provoca una reducción del coste de capital. 

Si la emisión de bonos convertibles de Cellnex, que le permitió captar 850 millones de euros, fuese innecesaria la compañía podría llevar a cabo otra ampliación de capital, algo que tiene en cuenta el mercado. De hecho, el interés en la compañía fue alto en la ampliación del mes de marzo ya que la demanda de nuevas acciones superó en más de 16 veces a la oferta. El importe fue de 1.200 millones y la compañía señaló que los fondos iban destinados a reforzar y aumentar los recursos de la compañía. 

Este refuerzo del capital tiene un claro objetivo: mantener el grado de inversión. La compañía es consciente de esta situación ya que Fitch tiene la perspectiva del rating en 'negativa' y le da una nota de 'BBB-', por tener un "apalancamiento significativamente mayor" mientras que S&P sitúa la perspectiva en 'estable' y la nota en 'BB+'. De hecho, preocupa la nota de Fitch por dos motivos: la mala perspectiva y que estaría, a solo un escalón, de perder el grado de inversión, condición que usan numerosas gestoras para comprar deuda empresarial en sus productos de renta fija. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios