Ha llegado a tocar los 25 euros 

Cellnex trata de pulverizar sus máximos en la víspera de los resultados anuales

La operadora de infraestructuras inalámbricas vale hoy en bolsa 2.200 millones de euros más que en 2015, cuando dio su salto al parqué

Cellnex trata de pulverizar sus máximos en la víspera de sus resultados anuales
    

Cellnex se retrata mañana ante el mercado con sus resultados del cuarto trimestre de 2018 y lo hará en medio de un clima favorable para la acción, que cotiza en zona de máximos históricos en el entorno de los 24,99 euros -por momentos ha llegado a tocar los 25 euros-. El respaldo económico a su proceso de expansión por parte de los principales accionistas, tanto la familia Benetton como los fondos soberanos de Abu Dhabi y Singapur, y sus próximos proyectos en Alemania (donde aún no está presente) y Reino Unido, han atraído la atención de los inversores.   

Con una capitalización en el entorno de los 5.790 millones de euros, 2.200 millones más de los que valía cuando tuvo lugar su debut bursátil allá por 2015, Cellnex cuenta con una cartera total de más de 28.000 emplazamientos repartidos en España, Italia, Francia, Suiza, Países Bajos y Reino Unido. A comienzos de año lanzó una emisión de bonos por 200 millones de euros, algo que el mercado interpretó como una señal clara de que está oteando el horizonte en busca de nuevas adquisiciones.

La firma de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas está en manos de los Benetton, que poseen un 29,9% de su capital, desde el pasado mes de julio (previamente estuvo controlada por Abertis). En octubre la familia italiana vendió a Adia, el fondo soberano de Abu Dabhi, una participación del 20% en Connect, que es el vehículo a través del que controlan la operadora española. De forma directa Abu Dhabi posee así el 6% del capital de Cellnex. Solo unos días después los Benetton repitieron esta misma operación con GCI, el fondo soberano de Singapur.  

Entre sus accionistas de referencia está también Criteria, el holding de inversiones de la fundación La Caixa, con otro 6% del capital; así como la propia fundación (5%), el fondo estadounidense Threadneedle Asset Management (5,003%) y Blackrock, que posee un 4,749% de la operadora.

De momento, Cellnex cuenta con con hasta 1.700 millones de euros de tesorería disponibles para invertir, una cantidad que podría elevarse casi hasta 5.000 millones de euros con el apoyo de Adia y GCI, que se han comprometido formalmente con ese proceso de expansión.

Cellnex se encuentra en tendencia claramente alcista en opinión de Sergio Ávila Luengo, de IG Markets, que recuerda cómo recientemente superó la resistencia de los 24,48 euros lo que aumentaría las probabilidades de mayores subidas con objetivo los 26,42 euros. "Por descuentos de flujo de caja estaría infravalorada, el precio objetivo podría estar en el entorno de los 30 euros", apunta. El consenso de mercado de FactSet le otorga un precio objetivo de 26 euros, lo que le daría un potencial del 4,4%.

Está entre los valores tecnológicos que mejor se está comportando en lo que va de año, en línea con la revalorización que registran Euskaltel (+14,3%), Ezentis (+13,3%) y Dominion (+12%). Miguel Momobela, analista de XTB destaca que en términos de PER (ratio precio-beneficio) "cotiza más caro que la media de su sector y el retorno sobre beneficios se perfila a principios de año negativo, a la espera de sus resultados. A la vez, su rentabilidad por dividendo ha mantenido una tendencia decreciente los últimos años" hasta el 0,22% previsto para este año.

Los expertos coinciden en que las mejores perspectivas de crecimiento las presenta por proyectos. De hecho este año tiene previsto crecer en Reino Unido pese al Brexit y entrar en Alemania, movimientos para los que contaría con el apoyo de la familia Benetton y de los dos fondos soberanos. Además, tiene en marcha proyectos relacionados con la tecnología 5G en Francia por 250 millones de euros. "El único riesgo que pueden implicar es el de divisa en Reino Unido y un incremento de los costes fijos", señala Momobela.

Uno de los indicadores más sólidos de la compañía es, en su opinión, el EBITDA o beneficio bruto antes de los gastos financieros, amortizaciones y depreciaciones, por lo que "mientras siga creciendo podremos estar tranquilos", puesto que sus proyectos y la expansión de la firma estarán teniendo un impacto positivo sobre los resultados.   

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios