De aquí a tres años

China 'golpea' a HP, Dell y Microsoft: retirará su software de las instituciones

Es la primera iniciativa explícita del gobierno de Xi Jinping para que los compradores chinos se decanten por proveedores de tecnología nacionales

Fotografía de Donald Trump y Xi Jinping / EFE
China 'golpea' a HP, Dell y Microsoft: retirará su software de las instituciones / EFE

Pekín ha dado orden a todas las oficinas gubernamentales e instituciones públicas para que eliminen los equipos informáticos y el software extranjeros de aquí a tres años, en una medida que puede suponer un 'golpe' para firmas estadounidenses como HP, Dell y Microsoft. Ésta es la primera iniciativa explícita del gobierno de Xi Jinping destinada a que los compradores chinos se decanten por proveedores de tecnología nacionales, y surge como respuesta a los esfuerzos de la administración Trump para frenar el uso de la tecnología china tanto en EEUU, como entre sus aliados.

La medida forma parte de una campaña más amplia para hacer que China dependa menos de las tecnologías extranjeras y puede alimentar los temores de que se produzca un "desacoplamiento" en las cadenas de suministro entre las dos potencias, tal y como informa el diario Financial Times. A principios de este año, Washington prohibió a las empresas estadounidenses hacer negocios con el fabricante chino de equipos de telecomunicaciones Huawei.

Washington propuso recientemente, además, que las ventas de tecnología a Estados Unidos por parte de "adversarios extranjeros" se examinasen atendiendo a razones de seguridad nacional, y ha estado presionando a sus aliados europeos para que congelen a Huawei los proyectos relacionados con 5G, tecnología en la que China lleva una ventaja importante.

Los analistas del broker China Securities calculan que será necesario cambiar entre 20 y 30 millones de piezas de hardware como resultado de la directiva china, y prevén que el reemplazo a gran escala se inicie el próximo año. Las sustituciones tendrían lugar a un ritmo del 30% en 2020, del 50% en 2021 y del 20% al año siguiente, por lo que la medida ha sido rebautizada como "3-5-2".

Esta iniciativa se enmarca dentro de una campaña estatal para que las agencias gubernamentales y los operadores de infraestructura crítica chinos utilicen tecnología "segura y controlable", ciñéndose así a lo que establece la Ley de Seguridad Cibernética aprobada por el actual gobierno en 2017.

La noticia se ha hecho pública en un momento de fuertes vaivenes en el conflicto arancelario entre ambas potencias y apenas unos días antes de que el gobierno de Donald Trump deba pronunciarse, el próximo domingo 15 de diciembre, sobre la subida de aranceles hasta el 15% a un total de 300.000 millones de dólares en importaciones del gigante asiático.

También se produce después de que el propio ejecutivo de Pekín haya retirado los aranceles a una parte de la soja y del cerdo importados desde Estados Unidos, a los que les había elevado tasas el año pasado hasta el 25%, en respuesta a las medidas proteccionistas aplicadas por Washington.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING