Miércoles, 16.10.2019 - 22:32 h
Sube casi un 4%

El petróleo se dispara: cinco claves de lo que está pasando y cómo afecta a España

Libia, México y Nigeria lideran el suministro de crudo a España en el último mes, según los datos de Cores.

PETRÓLEO
El petróleo vuelve a estar bajo los focos. / Archivo

El petróleo está registrando una fuerte volatilidad a raíz de las tensiones geopolíticas y de la guerra comercial. En las últimas horas, el posible ataque a dos petroleros en el Golfo de Omán ha disparado el precio del crudo cerca incluso del 4%, lo que prácticamente le ha permitido recuperarse de la fuerte sacudida de la sesión previa a raíz de un dato de inventarios superior a lo previsto en Estados Unidos. Por qué estos dos acontecimientos tienen tanto impacto en el oro negro y cuál es el impacto de esta última escalada en España.

1. El Estrecho de Ormuz, una vía estratégica
El posible ataque a dos petroleros en el Golfo de Omán preocupa, al no ser un incidente aislado
Posible ataque a un petrolero en el Golfo de Omán

Las tensiones en el Estrecho de Ormuz han ido a más en las últimas semanas y el ataque a dos petroleros en la zona no es un incidente aislado. De hecho, ha llegado a especularse acerca de que Irán pudiera estar detrás de los sabotajes previos a buques en la zona, en un momento en que EEUU mantiene las sanciones al país. El problema es que por esta vía de agua angosta entre el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán transita la mayor parte del crudo procedente de Oriente Medio. De los 29,8 millones de barriles diarios que la OPEP prevé producir el año que viene, alrededor de 18 millones deberían atravesar esa vía, que también transitan todas las exportaciones de gas licuado procedentes de Qatar.  

"Éste podría ser el catalizador que saque al petróleo del mercado bajista en que ha estado instalado en las últimas semanas", advierten desde la firma de inversión estadounidense WisdomTree. Los mercados se han centrado en el aumento de los inventarios norteamericanos y en la amenaza que la guerra comercial y han ignorado las amenazas al suministro. Claramente, su continuidad no debe darse por sentada. Dado que las sanciones de EEUU a Irán continúan, en la firma consideran que los precios del petróleo, y especialmente los del Brent, aumentarán.

2. Presiones a la baja por las 'guerras' de Trump
Su disputa con China, primer consumidor de crudo global, puede frenar su PIB y la demanda
Guerra comercial entre Trump y China

El petróleo mantiene una tendencia bajista desde que tocó máximos anuales el pasado 24 de abril y la guerra comercial tiene en parte culpa de ello. Las tensiones arancelarias y las que enfrentan a EEUU e Irán, después de que Washington levantase la exención a un grupo de países para que adquiriesen petróleo iraní, entre los que estaban China, Grecia, India, Italia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía

Desde entonces, el barril de crudo ligero de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se hunde un 20,6% hasta el entorno de los 53 dólares (tocó los 66,75 dólares). Mientras, el barril de Brent, se deprecia un 16,6% en ese mismo periodo desde los 74,57 dólares. Los inversores temen que la batalla arancelaria entre las dos mayores potencias del mundo pueda provocar un frenazo de la economía mundial que lastre la demanda de oro negro, puesto que China es el principal consumidor de crudo a nivel mundial y EEUU el segundo. 

3. Un aumento inesperado de las reservas en EEUU
Presiona a la baja el precio de la materia prima por el temor a que la demanda mundial caiga 
El petróleo marca máximos desde noviembre

Estados Unidos anunció el miércoles un incremento semanal de los inventarios de petróleo con el que los inversores no contaban. Fue en concreto de más de 2,2 millones de barriles diarios frente a una caída esperada de 481.000 barriles. Esta noticia propició un hundimiento del 4% en los precios del crudo: del West Texas hasta 51,15 dólares por barril, su menor precio en cuatro meses; y del Brent hasta 59,97 dólares, su valor más bajo desde enero. El problema que presenta este aumento de las reservas, tal y como explica Juan José Fernández Figares, responsable de Análisis de Link Securities, es que se produce "en un entorno en el que la mayor tensión comercial alimenta la incertidumbre sobre la demanda futura de crudo".

4. Trump, el menos interesado en que suba el crudo
El presidente de EEUU ha estado presionando por activa y por pasiva a la Fed para bajar tipos
Todos los caminos de las 'fake news' conducen a Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puede ser la persona menos interesada sobre la faz de la Tierra en que suba el precio del petróleo. El mandatario ha estado presionando a la Reserva Federal de su país para que baje el precio del dinero y reactive así la economía. La relación entre el encarecimiento del crudo y la inflación es muy estrecha.

Según cálculos del Banco de Francia, un alza de 10 euros (unos 12 dólares) en el barril de Brent eleva la inflación en 0,4 puntos porcentuales en la Eurozona. En la primera economía del mundo, donde el consumo representa dos tercios del PIB, esta relación es igual de estrecha, por lo que un encarecimiento del petróleo elevará los precios y evitará que la Fed baje los tipos de interés, un movimiento que ya no descartan el presidente de la entidad, Jay Powell.

5. Libia, el primer suministrador de crudo a España
El crudo se abarata un 17% desde máximos del año, mientras que el gasóleo solo lo hace un 3%
Gasolinera de Repsol en México

Libia (país donde opera la petrolera Repsol) se ha convertido por primera vez desde comienzos de 2018 en el primer suministrador de crudo a España en abril, de acuerdo con los datos hechos públicos por Cores, la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos. El cuarto mes del año se importaron treinta tipos de crudo de 17 países diferentes con Libia (1.138 kt), México (814 kt) y Nigeria (775). Nuestro país elevó además las importaciones a Rusia a su mayor nivel de 12 meses (200 kt). 

España importa el 98% del petróleo y el gas que consume. Solo el año pasado la factura petrolera ascendió a 33.728 millones de euros, un 3% del producto interior bruto y casi el doble de lo que el Estado tenía previsto invertir en 2019 a abonar las prestaciones por desempleo. En 2018 adquirimos del exterior un total 67,59 millones de toneladas de crudo, el mayor volumen para un ejercicio desde que los datos empezaron a contabilizarse. El pasado 24 de abril el petróleo tocó máximos anuales y desde entonces se ha depreciado alrededor del 17%. Los precios del gasóleo tocaron máximos del año un mes más tarde (1,26 euros por litro), pese a que el crudo ya llevaba semanas abaratándose. Desde entonces y aunque la tendencia bajista del oro negro se ha mantenido, el gasóleo apenas se ha rebajado un 3% (hasta 1,219 euros por litro).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios