Alerta del riesgo de 'corralitos' en fondos

El inversor español que acertó la llegada del gran crash se pone 100% en liquidez

El gestor abre ventanas de liquidez y destaca que "no puedo arriesgarme a tener los fondos de los accionistas atrapados en momentos tan difíciles". 

Evolución de Smart Social Sicav

Tardó en llegar y lo hizo de la manera más inesperada pero hubo crash en los mercados. ¿El motivo? La expansión del coronavirus y la consiguiente crisis sanitaria que provocará una crisis económica como consecuencia del parón de la actividad a nivel global. Caídas a plomo en las bolsas mundiales que fueron previstas por Antoni Fernández, gestor de Smart Social Sicav, que en una entrevista a La Información a mediados del año pasado señalaba que "nuestro escenario es un desplome del Nasdaq que arrastre al resto de índices", como así ha sido. 

El índice tecnológico de Estados Unidos ha caído cerca del 15% durante este 2020 y es el que mejor aguanta pese a desplomarse un 22% desde el 19 de febrero. No obstante, el Dow Jones ha sufrido un castigo en torno a un 25%, el EuroStoxx 50 cerca de un 30% y el Ibex 35 alrededor de un 32% en este 2020, todos ellos pese a que los rebotes de los últimos días han mitigado dicho castigo. Por su parte, el vehículo de inversión gestionado por Antoni Fernández se ha situado como uno de los pocos alcistas durante este curso y ha aventajado en más de 30 puntos porcentuales a la renta variable estadounidense y en más de 45 puntos a la europea. 

Su informe mensual del mes de marzo, que debería hacerlo público tras el cierre de mes, ha sido adelantado 10 días de manera excepcional "para tener una ventana de liquidez para todos los accionistas", según ha esgrimido el gestor. Además, Fernández pone la cartera al 100% en liquidez hasta el 1 de abril tras ver varias subastas en Wall Street y por la posibilidad real de cierre de mercados, lo que ofrece ventajas a sus partícipes ya que "no puedo arriesgarme a tener los fondos de los accionistas atrapados en momentos tan difíciles donde la liquidez puede hacer mucha falta para muchas familias". 

Con esta decisión, el gestor dice sentirse con la conciencia muy tranquila de haber informado de los posibles riesgos actuales. "Ha sido una decisión difícil pero creo es lo correcto y el mejor momento para hacerlo. Tenemos altas probabilidades de ver en los próximos meses quiebras de empresas cotizadas y no cotizadas y también corralitos de fondos de inversión que prohíban los reembolsos". Lo achaca, de manera contundente, a que "la temeridad después de 10 años de ciclo alcista estaba en el lado largo con activos totalmente ilíquidos en carteras invendibles".

El gestor, que a cierre del mes de enero, aumentaba la exposición corta en el Nasdaq hasta el 82% y reducía la posición corta en el DAX hasta el 16% contaba con un objetivo de 5.000 puntos para el Nasdaq y alertaba que el índice tecnológico era una burbuja y lo calificaba de 'fake market'. Menos de dos meses después, sus previsiones para la mayoría de índices se han alcanzado salvo en el estadounidense por que la "la estrategia operativa seguirá siendo la misma, cortos en rebotes hasta que el Nasdaq alcance dicha referencia. No obstante, todavía se encontraría muy lejos al cotizar ligeramente por encima de los 7.600 puntos. 

Por tanto, el gestor de Smart Social Sicav únicamente utilizará el 20% del patrimonio para operativa de muy corto plazo o intradía si surgen oportunidades y, a partir del 1 de abril, podrá volver a utilizar hasta el 80% una vez que sus accionistas hayan sido informados de la nueva situación. De hecho, ya tiene varias compañías en el punto de mira para entrar en cartera aunque "no en este momento".

Con la caída de los mercados, la evolución del valor liquidativo de Smart Social Sicav ha regresado al positivo desde su inicio. No obstante, su visión 'contrarian' al mercado le asestaba un duro golpe el pasado curso, cuando se desplomaba ligeramente por encima del 20%. De hecho, chocaba su posicionamiento con una renta variable estadounidense que batía máximo tras máximo histórico durante los últimos meses. 

El famoso 'skin of the game' (jugarse el pellejo en castellano) que promulgan muchos gestores 'value' al invertir en sus propios vehículos, como es el caso de la mayoría de firmas independientes (Paramés, Azvalor, Horos...), también se aplica en el caso de Smart Social y da una muestra de la confianza en la estrategia bajista diseñada. Tanto el gestor como el presidente del consejo de administración están realizando no solo aportaciones periódicas constantes sino también aportaciones extraordinarias "ante los potenciales existentes". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING