Carta de la FESE

La Bolsa responde por qué sigue abierta: "Es crucial para la liquidez y confianza"

La federación recuerda su papel como fuente de liquidez para inversores y empresas ante la crisis del coronavirus para la economía.

El coronavirus ha disparado la volatilidad en las bolsas.
El coronavirus ha disparado la volatilidad en las bolsas. / L. I.

La asociación FESE, que agrupa a los mercados en toda Europa, ha emitido una declaración en la que defiende que las bolsas permanezcan abiertas durante la actual crisis del Covid-19 por una razón muy simple: mantienen la liquidez para inversores y empresas. “[La Bolsa] no es inmune a los efectos provocados por la rápida propagación de Covid-19 y su impacto en el entorno económico. Si bien esta situación no está exenta de desafíos para los mercados, es crucial que los mercados permanezcan abiertos”, señala la patronal bursátil europea.

"Cerrar los mercados no cambiaría la causa subyacente de la volatilidad del mercado, eliminaría la transparencia del sentimiento de los inversores y reduciría el acceso de los inversores a su dinero; todo lo cual agravaría la ansiedad actual del mercado y provocaría una disminución negativa en los resultados de los inversores", explican las Bolsas. La presión de las autoridades políticas y de algunas empresas ha llevado a reguladores como la CNMV a plantearse un bloqueo del mercado. 

FESE, que incluye a la Bolsa española, recuerda que estas funciones se pusieron a prueba en el pasado, por ejemplo, durante la crisis financiera de 2008, cuando se secaron otras fuentes de liquidez, los mercados cambiarios continuaron operando con éxito. "Esta situación no es diferente, los mercados deben seguir siendo operativos para mantener la confianza", añaden en su comunicado.

"Los mercados de valores regulados cumplen una función social y económica que debe prevalecer en tiempos de incertidumbre. Los intercambios juegan un papel clave en la formación de precios, transparencia y liquidez. Evitar que cumplan este papel tendría un gran impacto no solo en la economía sino también en la sociedad", recuerdan.

Cuatro argumentos clave

La FESE defiende que los mercados europeos siguen "funcionando de manera ordenada y transparente" a pesar de las condiciones comerciales extremas desencadenadas por la crisis de Covid-19. En este sentido recuerda que se activan los 'cortocircuitos' para inhibir cotizaciones y realizar subastas de volatilidad. "Los planes de contingencia se han activado y garantizarán que todo funcione como fue diseñado, incluso en el contexto de los protocolos de 'trabajar desde casa'", apunta.

La patronal bursátil sale también a recordar el funcionamiento básico de las Bolsas ahora y siempre. Recuerda, por ejemplo, que las valoraciones se ajustan en tiempo real y obligan a los grandes inversores a realizar ajustes en sus carteras.  "Se espera que la crisis actual continúe generando tanto flujo de noticias negativas, por ejemplo, para bloquear decisiones, como flujo de noticias positivas, por ejemplo, para el impacto de importantes planes de apoyo del gobierno", explica la FESE.

Riesgo de un mercado en sombra

Por otro lado, la sociedad de sociedades de Bolsa justifican los efectos perjudiciales en cascada que provocaría una suspensión total. "El cierre de los mercados desencadenaría todo tipo de cláusulas contractuales procíclicas en una amplia gama de contratos de financiación e incluso operativos. Estas consecuencias potenciales y abiertas podrían generar un número impredecible de incumplimientos (e impagos)", recuerda con especial mención a los derivados que usan las empresas e inversores para cubrir sus riesgos de mercado, divisa u operativos.

En este sentido, la FESE advierte de consecuencias regulatorias, litigios, pero sobre todo de la potencial creación de un mercado en la sombra que sustituya a los actuales recintos de negociación regulados. "Un cierre de los mercados provocaría la expansión masiva de todo tipo de acuerdos bilaterales fuera del mercado fuera de los centros de negociación transparentes y sin las protecciones prevalentes en los centros de negociación. Todos los inversores se verían afectados por tal situación, pero los pequeños inversores serían los más afectados por un cambio a acuerdos tan opacos concluidos entre inversores profesionales, ya que solo serían capaces de ajustar sus posiciones en la reapertura de los centros de negociación de referencia", advierten.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING