Cumbre virtual del EUCO

Europa fracasa en adoptar el coronabono y se da quince días para otra hoja de ruta

Los líderes europeos encargan una nueva propuesta al Eurogrupo con la participación de la Comisión y el BCE para diseñar la recuperación.

Cumbre del Cambio Climático
Sánchez (c) , con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel (i) y Von der Leyen (d).

Tenso y traumático Consejo Europeo (EUCO) tras seis horas de videoconferencia para no llegar a ninguna conclusión. Por el momento, no habrá emisión de 'coronabonos' (deuda conjunta de los países europeos garantizada de forma mutua). La tesis defendida por Italia y España -con el apoyo de Francia- de emitir deuda conjunta y con garantías mutuas ha sido bloqueada por el frente alemán que formaron Holanda, Austria y Finlandia, mientras que Italia ha liderado el bloqueo para hacer uso solamente del Mecanismo de Estabilidad (MEDE), que tiene preparados 238.000 millones de euros de forma inmediata.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, presentaron un comunicado conjunto que carece de novedades y medidas concretas a la hora de responder de forma contundente a la recesión en curso por el parón económico que han provocado las medidas contra el Covid-19. En el frente sanitario, todos los países están de acuerdo en reforzar medidas de control de fronteras, así como en acelerar los esfuerzos en la fabricación de equipos médicos, terapias e investigación en vacunas. "Es urgente aumentar las capacidades de test, y los Estados miembros informarán a la Comisión sobre la situación", señala el compromiso.

Catenaccio de Conte y Sánchez

"Tomamos nota del progreso realizado por el Eurogrupo. En esta etapa, invitamos al Eurogrupo a presentarnos [nuevas] propuestas dentro de dos semanas. Estas propuestas deben tener en cuenta la naturaleza sin precedentes del choque Covid-19 que afecta a todos nuestros países y nuestra respuesta se intensificará, según sea necesario, con una acción adicional de manera inclusiva, a la luz de los acontecimientos, a fin de ofrecer una respuesta integral", señala el comunicado en su párrafo 14, punto de fricción entre los bloques del sur (España, Italia y otros siete países) y del norte (Alemania, Holanda).

La aspiración del primer ministro italiano, Giusseppe Conte, y del presidente español,  Pedro Sánchez, de sacar adelante los manidos 'coronabonos' encontró una respuesta mucho más dura de lo habitual enfrente con la canciller alemana, Ángela Merkel: "No son una opción", dijo y llegó a calificar de "irrealista" la puesta en marcha de un Tesoro Único para emitir esos bonos europeos ligados a la crisis Covid-19. Al otro lado, el uso del MEDE (o ESM, el mecanismo que rescató a España en 2012) fue rechazado de plano por Conte, que amenazó con no firmar el comunicado conjunto del Consejo Europeo con el respaldo de Sánchez.

Que el BCE se encargue

El punto de encuentro de todos los países parece estar en la labor que está desplegando Banco Central Europeo (BCE) en las dos últimas semanas. Tras el fracaso político, todos los países han coincidido en respaldar las actuaciones del banco que dirige Christine Lagarde. De hecho, desde este jueves se encuentra ya en primera línea de fuego de los mercados con el nuevo bazuca PEPP (Programa de Compra Emergencia Pandémica) para compras de deuda pública y privada. Su sola presencia en mercado aplastó la curva de rentabilidades de los bonos de países como España, Grecia o Italia antes la reunión del Euco.

Su capacidad de 750.000 millones de euros para 2020 permitirá máxima flexibilidad a Lagarde y su segundo, Luis de Guindos, sobre todo, después de que se hayan eliminado los límites (33%) de compra por cada emisor. "Apoyamos la acción decidida del Banco Central Europeo para garantizar condiciones de financiación favorables en todos los países de la zona del euro", sostienen los líderes europeos. También están de acuerdo en la propuesta de la Comisión Europea para una Iniciativa de inversión en respuesta al coronavirus que proporcionará 37.000 millones de euros de inversión, aunque se ha acordado que amplíe esta cifra. 

Por último, otra institución clave para responder a la crisis será el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que será el encargado de aportar garantías bancarias y de inversión en empresas europeas con foco en pequeñas y medianas compañías. El Consejo Europe insta al Eurogrupo (ministros de Finanzas) a "explorar sin demora las posibilidades de ampliar la respuesta general al coronavirus del BEI".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING