En una carta al Wall Street Journal

Cuatro expresidentes de la Fed critican a Trump por torpedear su independencia

Yellen, Bernanke, Greenspan y Volcker defienden la necesidad de que la institución y su máximo responsable actúen libres de presiones políticas

Jerome 'Jay' Powell es el presidente de la Fed desde noviembre de 2017.
Jerome 'Jay' Powell es el presidente de la Fed desde noviembre de 2017. / Fed / L. I.

Los cuatro expresidentes vivos de la Reserva Federal (Fed) Janet Yellen, Ben Bernanke, Alan Greenspan y Paul Volcker han salido en defensa de la independencia del banco central estadounidense en una carta enviada al diario The Wall Street Journal. Los cuatro han dado su apoyo expreso a su sucesor, actualmente en el cargo, Jerome Powell, en medio de las presiones constantes que está recibiendo por parte de Donald Trump -ya sea a través de las redes sociales o en sus intervenciones públicas- para que flexibilice su política monetaria, baje los tipos de interés y estimule así la economía del país antes de que se constate el frenazo económico. 

En el artículo los cuatro expresidentes del emisor defienden la necesidad de que la institución y su máximo responsable actúen libres de presiones políticas. "Como expresidentes de la junta de gobernadores del sistema de la Reserva Federal, estamos unidos en la convicción de que se debe permitir que la Fed y su presidente actúen de manera independiente y en el mejor interés de la economía, libres de presiones políticas a corto plazo y, en particular, sin la amenaza de destitución por razones políticas", defienden.

Son cuatro voces más que autorizadas, puesto que los cuatro han sido responsables de la política monetaria de la mayor economía del mundo a lo largo de casi medio siglo y lo han hecho bajo el mandato de seis presidentes del Gobierno distintos. En su misiva, tanto Yellen, como Bernanke, Greenspan y Volcker han recordado que una vez que Powell finalice su mandato de cuatro años, el líder estadounidense podrá nombrarle de nuevo o elegir a un sucesor. Esa decisión, que deberá recibir el visto bueno del Senado estadounidense, tendrá que hacerse en función de la integridad y competencia del candidato, no de factores políticos. 

"La historia, tanto aquí como en el extranjero, ha demostrado repetidamente que una economía es más fuerte y funciona mejor cuando el banco central actúa independientemente de las presiones políticas a corto plazo y se basa únicamente en principios y datos económicos sólidos", han sostenido, a la vez que han hecho hincapié en que es esencial que la Fed conserve su capacidad de tomar decisiones en función de los mejores intereses para EEUU y no para los políticos

Jay Powell, en el cargo desde el 5 de febrero de 2018, fue nominado por el propio Donald Trump en sustitución de Janet Yellen. Desde entonces y muy especialmente al arreciar la guerra comercial entre Washington y Pekín, el presidente de la Fed ha sido víctima de ataques constantes por parte del presidente de su país. 

En su última reunión, celebrada el pasado 31 de julio, la Reserva Federal bajó los tipos de interés en un cuarto de punto (-0,25 puntos), desde el rango 2,25%-2,5% hasta el escalón 2%-2,25%. Fue el primer recorte del precio del dinero desde diciembre de 2008, en plena crisis financiera en Wall Street. El banco central daba así marcha atrás a su último movimiento, fijado hace ocho meses, cuando subió tipos por última vez. En dicha cita Powell justificó su decisión en "las implicaciones de los desarrollos mundiales para el panorama económico, así como en las presiones inflacionarias silenciadas".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios