Luz verde al rescate

De traidores a salvadores: el consejo que evitó "la destrucción total de Abengoa"

El nuevo consejo de administración, impulsado por los minoritarios, constata que la compañía es una “bomba de relojería” si no se ejecuta la refinanciación planteada que aniquila al accionista actual.

SOS de Urquijo a la banca en Abengoa para reponer los 20 millones de la Junta
Urquijo sigue presidiendo Abenewco 1, la nueva empresa surgida de Abengoa SA
J.G.

Cambio de rumbo de 180 grados después de una noche sin pegar ojo. El nuevo consejo de de administración de Abengoa SA que fue nombrado el martes en Junta de Accionistas ha constatado lo que era más que evidente: si no hay refinanciación y reestructuración de la deuda de la empresa antes del 31 de diciembre se iría “a la liquidación del grupo, a la pérdida de miles de empleos y a la destrucción total de valor para Abengoa, S.A. y sus accionistas", según lo expresó el propio consejo a la CNMV.

El mandato de los minoristas, agrupados en la plataforma Abengoashares, era bloquear el plan de rescate financiero que se había negociado durante meses. Sin embargo, el nuevo presidente, Juan Pablo López-Bravo, y los consejeros Margarida Smith y Jordi Sarrías han retomado el rumbo del plan Vellocino de Urquijo, enmendado por la vía De Quinto el mes pasado para endulzar las pérdidas de los accionistas con los PIVs, un instrumento financiero ligado a una potencial venta o salida a bolsa de la nueva Abengoa. “La gente que ha entrado en el consejo son profesionales muy serios. Un ex Barclays, ex Citi, ex Nexus Energía...”, señalan a ‘La Información’ fuentes conocedoras del nuevo equipo de gobierno en Abengoa.

Nada más ser nombrados, el nuevo consejo se reunió con un grupo de directivos de Abengoa, asesores externos y la auditora KPMG para acceder a las tripas de la compañía y entender qué situación tenían entre manos. Tras una "revisión urgente, casi sin dormir” entre martes y miércoles, los nuevos consejeros han constatado que Abengoa es una “bomba de relojería” en caso de que no sea refinanciada, explican a este diario. De hecho, la multinacional sevillana cuenta con 14.000 nóminas de empleados a sus espaldas, cerca de 4.000 millones de euros de deuda neta y una incontable lista de empleos indirectos en Andalucía asociados a su efecto tractor.

López-Bravo, Smith y Sarrías accedieron a documentación confidencial que da cuenta de la pérdida de proyectos, cancelación de avales o marcha atrás en los compromisos de quita de la actual deuda por parte de los acreedores que era contraproducente. “La existencia de obligaciones vinculantes con terceros” es uno de los factores determinantes que ha llevado al consejo a alinearse con los planes de Gonzalo Urquijo, expresidente de Abengoa y presidente de Abenewco, y la enmienda impulsada por los minoritarios cuando Marcos de Quinto les representaba junto a Ignacio Trillo.

La rebelión de los accionistas minoritarios de Abengoa ha terminado ante la cruda realidad a la que se enfrenta la compañía. "La refinanciación convenida el 6 de agosto de 2020 es la mejor y única solución para el grupo", ha manifestado el nuevo consejo de administración. 

La decisión va en contra de los planes iniciales que buscaban maximizar la recuperación del valor de las acciones con el bloqueo de la refinanciación, que los iba a diluir al mínimo a cambio de salvar los proyectos, empleos, la empresa y la deuda neta. "Algunos accionistas no se han enterado que lo han perdido todo. Da igual el reparto de Abenewco 1. El accionistas siempre es el último en cobrar por detrás de empleados, bancos o bonistas", apuntan fuentes próximas a la plataforma de accionistas.

Tras ser nombrados, los consejeros en calidad de independientes tienen el deber y la obligación de velar no sólo por los accionistas, sino por la empresa. “Si hubiesen tomado una decisión en contra de los intereses de Abengoa y acaba liquidada por ello, se enfrentaban a responsabilidades penales por haber actuado en perjuicio de la sociedad”, añaden fuentes financieras.

La división entre los minoritarios se hizo visible por una discrepancia tan sencilla como el reparto de la tarta de Abenewco 1, la nueva empresa que aglutinará los activos, empleos y negocios de la vieja Abengoa SA. “Algunos comenzaron a tensar la cuerda demasiado sin importarles el futuro de los empleados y los perjuicios que hubiese ocasionado la quiebra. Íbamos a quedar como los malos de la película y unos egoístas en el caso de que no se consiguiera salvar la empresa”, apuntan voces discrepantes con el rumbo que había tomado la plataforma Abengoashares.

En este sentido, uno de los señalados es el expresidente de Amper, Clemente Fernández, que lideraba a la facción dura de los minoritarios para dar guerra a bancos y acreedores con un discurso “incendiario” que iba a llevarse por delante miles de empleos y proyectos. Este periódico no ha podido recabar su versión de los hechos, pero se ha explayado en una entrevista con el Diario de Sevilla en la que acusa de traición a los nuevos consejeros al no cumplir con el compromiso que habían contraído para hacerle presidente de Abengo: “Nos han robado la junta, y la empresa, vamos a llevar este rescate a la Fiscalía. Esto es un escándalo, nunca antes he visto algo igual, ni en España ni en el extranjero”.

Mostrar comentarios