Política monetaria

El BCE mantiene los tipos sin cambios y ordena el diseño de un nuevo bazuca (QE)

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se reitera en que no movería los tipos hasta la primera mitad de 2020.

Mario Draghi, BCE
Mario Draghi, presidente del BCE. / EFE

Sin cambios. El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió que la tasa de interés de las principales operaciones de refinanciamiento se mantendrán sin cambios en 0,00% (tipos), 0,25% (facilidad de crédito) y -0.40% (facilidad de depósito o tipo penalizador de los bancos), respectivamente. La decisión, que defrauda las expectativas a priori, ha sido acompañada por un mensaje "muy acomodaticio" y la mención a un próximo QE en la zona euro.

"El Consejo de Gobierno espera que las tasas de interés clave del BCE se mantengan en sus niveles actuales o más bajos al menos hasta el primer semestre de 2020, y en todo caso durante el tiempo que sea necesario para garantizar la continua convergencia de la inflación a su objetivo en el mediano plazo", apunta el banco central en su comunicado.

El BCE asegura en su comunicado que "tiene la intención de continuar reinvirtiendo, en su totalidad, los pagos de capital de valores vencidos comprados en el marco del programa de compra de activos durante un período prolongado posterior a la fecha en que comience a elevar las tasas de interés clave del BCE, y en cualquier caso durante el tiempo necesario para mantener condiciones favorables de liquidez y un amplio grado de acomodación monetaria".

Decidido a actuar

El Consejo de Gobierno también subrayó "la necesidad de una postura muy acomodaticia de la política monetaria durante un período prolongado, ya que las tasas de inflación, tanto realizadas como proyectadas, han estado persistentemente por debajo de los niveles que están en línea con su objetivo".

"En consecuencia, si las perspectivas de inflación a medio plazo siguen sin alcanzar su objetivo, el Consejo de Gobierno está decidido a actuar, en línea con su compromiso de simetría en el objetivo de inflación. Por lo tanto, está dispuesto a ajustar todos sus instrumentos, según corresponda, para garantizar que la inflación se mueva hacia su objetivo de manera sostenida", señala en su misiva. Una de las opciones sobre la mesa es, precisamente, la flexiblización del objetivo de inflación.

Nuevo QE

En este contexto, el Consejo de Gobierno ha encomendado a los Comités del Eurosistema pertinentes "el examen de las opciones, incluidas formas de reforzar su orientación a futuro sobre tasas de política, medidas de mitigación, como el diseño de un sistema escalonado para la remuneración de la reserva" explica el BCE sobre el tipo penalizador que aplica a la liquidez ociosa que no usan las entidades financieras.

Pero la gran incógnita que destapado el banco central es la mención a un nuevo programa de compras de activos (QE, quantitative easing)  y señala que ha encargado el análisis de las "opciones para el tamaño y la composición de nuevas compras de activos netos potenciales". Una de las posibilidades planteadas en la última semana es extender este bazuca monetario a otros activos fuera del mercado de deuda como las acciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios