Cae más de un 42% en el MAB

El desplome de Eurona mete miedo: Trea y un consejero 'adelgazan' posiciones

La compañía se ha visto obligada a reducir su capital social como consecuencia de las pérdidas acumuladas en ejercicios anteriores. 

Junta de accionistas 2018 de Eurona
Accionistas de Eurona venden acciones de la compañía/ Eurona

Eurona pasa por un momento delicado en bolsa. La compañía dedicada a  telecomunicaciones y que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) marcaba mínimos a finales del pasado curso. Este martes se recuperaba un 17,29% en el parqué y daba un leve alivio a sus accionistas, que ven como la compañía acusa un castigo superior al 42% durante este año y se convierte en una de las más bajistas de dicho mercado. 

Este castigo ha provocado que alguno de sus grandes accionistas o consejeros no aguante más las pérdidas y esta semana notificaran al MAB que habían vendido títulos de la sociedad. El movimiento más significativo ha sido el de la gestora Trea Asset Management, que rebajaba su posición indirecta del 11,05% hasta ostentar el 9,84%. Es decir, ha vendido un 1,21% del capital y rebaja su posición por debajo del 10%, manteniendo su posición de primer accionista de la empresa de telecomunicaciones. 

El consejero de Eurona, José Aquilino Antuña, también ha decidido vender parte de sus títulos. Aunque lo notificaba este martes, las operaciones de venta se realizaban en diferentes 'paquetes' de títulos que comenzaban a finales de junio y que han hecho que dicho consejero se desprenda de 333.075 títulos de la compañía. De hecho, con estas operaciones su participación se reducía hasta el 3,95%. 

Para conocer la delicada situación de Eurona hay que remontarse a meses atrás. A finales de abril el MAB suspendía su cotización tras no presentar sus resultados y un mes más tarde, a finales de mayo, rendía cuentas y lo hacía sin lograr dejar atrás los números rojos y al multiplicar por casi cuatro sus números rojos, hasta los 99,41 millones en 2018. Claro síntoma del mal momento que atraviesa la compañía. 

Los únicos respiros que ha dado Eurona a sus accionistas ha sido gracias a los acuerdos que la compañía ha ido firmando tras rendir cuentas. Por ejemplo, la compañía llevaba Internet a más de 2.000 escuelas en Senegal o llevar fibra a siete millones de casas al aliarse con MásMóvil y acceder a dicho mercado. 

Recientemente, la junta general de accionistas de Eurona aprobaba la reducción del capital social en 41,75 millones de euros, mediante la disminución del valor nominal de cada una de las 42.173.922 acciones, desde 1 euro de valor nominal por acción actual hasta 0,01 euros de nuevo valor nominal por acción, por lo que el capital social ha pasado de la cifra de 42.173.922 euros actuales a la de 421.739,22 euros. La finalidad de esta operación es restablecer el equilibrio entre el capital social y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de las pérdidas acumuladas en ejercicios anteriores, con base al balance cerrado a 31 de diciembre de 2018. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios