Su cúpula permanece reunida 

Dia aplaza el plan estratégico a la espera del rescate de Fridman en pleno colapso

El grupo de supermercados asume un recorte de previsiones pero no desvela a la CNMV las causas por las que va a ajustar sus resultados de 2017.

Stephan DuCharme, será presidente provisional de Dia a partir de 2019.
Stephan DuCharme, será presidente provisional de Dia a partir de 2019. / Letterone

Después de un castigo inicial que ha llevado a sus títulos a perder un 15% a primera hora, los títulos de Dia se han visto afectados por una enorme volatilidad. La compañía perdió ayer un 42% de su valor, y en la sesión de este martes ha caído otro 8,8% y lucha por mantener el nivel del euro. No hay un único motivo que explique el 'vía crucis' de la distribuidora en Bolsa, sino todo un abanico de problemas que van a generar, además, nuevas dudas a los inversores. Una de ellas: deja en el aire la presentación del nuevo plan estratégico, que Dia iba a hacer público este otoño, con el objetivo de relanzar a la compañía de la mano de su recién estrenado consejero delegado, Antonio Coto.

Por ahora, ese plan queda en suspenso, después de que la dueña de La Plaza y de Clarel se quitara la venda este lunes al revisar a la baja su resultado de este 2018. Asume que está atravesando una caída de ventas (que no cuantifica) que va a tener un impacto directo en su margen bruto. A ello se suma un incremento de los gastos operativos. Así, su resultado de explotación (Ebitda) se quedará entre los 350 y los 400 millones.

No indica qué pasará con su rentabilidad, si espera un resultado positivo o números rojos, más aún cuando tendrá que hacer frente a otro impacto adicional. En el 'profit warning' señala que va a tener que reconocer un daño adicional por su actividad en una economía hiperinflacionaria, como la argentina. Una revisión contable que ya notará en los resultados del tercer trimestre, que hará públicos a finales de mes.

No desvela, de momento, sus planes a futuro, ni tampoco los motivos que le han llevado a hacer un ajuste contable de sus resultados financieros consolidados de 2017. A la CNMV sólo le indica que va a realizar una revisión financiera y que, por ella, estima un impacto contable de 70 millones de euros en su patrimonio y que dejará congelado su dividendo de 2019. ¿Qué daño le supone? Es cerca de la quinta parte de su patrimonio neto a cierre de 2017, que, en diciembre, rozaba los 326 millones de euros.

Una intervención de Fridman

Dia reconoce un impacto en su patrimonio la misma semana en la que su principal accionista Mikhail Fridman va a colocarse en el límite legal que le obliga a lanzar una oferta de compra por la totalidad de las acciones. Fridman ejecutará este viernes los instrumentos financieros que le permitirán controlar un 14% adicional de Dia, con lo que se colocará en la barrera del 30%, el límite a partir del que tendrá que lanzar una oferta de compra.

A día de hoy, tras el 'profit warning', Fridman ya no se ve como una amenaza para el grupo de supermercados, sino que puede ser el protagonista de su rescate financiero. Fridman anunció su primer paso en Dia, la compra del 10%, en julio de 2017, a través de la sociedad Letterone. Entonces, la acción rozaba los 5,6 euros, cuando hoy no llega a 1,1 euros.

El mercado prevé la toma de control por parte de Fridman, incluso se especula con su adiós a la bolsa, que facilitaría una reestructuración sin luz y taquígrafos, porque no tendría que rendir cuentas a los inversores, cada tres meses, sobre cómo va su balance.

Una toma de control que, al menos en los cargos directivos, comienza a ser evidente. La presidenta no ejecutiva de Dia desde la salida a bolsa del grupo en 2011, Ana María Llopis, anunció su marcha del cargo hace meses. La compañía la hará efectiva en 2019 y el puesto, de momento, queda en manos de uno de los representantes de Fridman. Stephan DuCharme, será presidente a partir del próximo año, aunque sólo de forma provisional. DuCharme no es un recién llegado al sector de la distribución, también es el presidente de X5 Retail Group, la cadena de supermercados de Fridman en Rusia.

Y no es el único cargo que queda por definir. Dia también desveló este lunes que va a reorganizar su dirección financiera. No habló ni de nombres ni de cargos concretos. Tan sólo que "anunciará próximamente los cambios que se efectuarán en la dirección financiera corporativa". Lo previsible, que vuelva a hacerse patente el poder de Fridman.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios