Tras el preacuerdo del 20 de mayo

Dia, Fridman y los bancos chocan en el coste del nuevo préstamo hasta 2023

El fondo de Letterone, mayor accionista de Dia con el 70% de las acciones, pone en un brete a los bancos con su amenaza de no ampliar capital.

Los nuevos consejeros de Dia: Holland, Ducharme, Dias y Couvreux.
El equipo de Letterone y  deDia: Holland, Ducharme, Dias y Couvreux. / L. I.

“El acuerdo de refinanciación se va a cerrar en los próximos días”, aseguran a ‘La Información’ fuentes con conocimiento del estado de las negociaciones entre Letterone y los bancos acreedores de Dia. La seguridad en esta afirmación sobre este desenlace contrasta, sin embargo, con el escalofrío que recorrió a empleados, accionistas, bonistas y a algunos de los bancos después de encontrarse con el hecho relevante en la CNMV del fondo de Fridman, esta vez firmado por Dia, en el que se afirmaba lo contrario: ‘no hay acuerdo, no hay ampliación, no hay estructura de capital viable’.

La sorpresa fue máxima por momentos después de que Letterone y Banco Santander, el último acreedor en sumarse al pacto sindicado, mantuviesen un pulso hasta el último momento posible (20 mayo) para evitar la acción judicial y el preconcurso. Sin embargo, aquel día enterraron el hacha de guerra y anunciaron un acuerdo que un mes después parece haberse convertido en papel mojado. “A día de hoy, aunque todavía no se haya alcanzado un acuerdo, las partes siguen en negociaciones", dijo ayer a la CNMV el dueño de Dia a través de, por primera vez, el canal oficial de propia empresa.

El punto de fricción vuelve a ser el plazo y el coste de la estructura de financiación que están negociando Stephan Ducharme, Sergio Dias y Mike Casey, ejecutivos de Letterone y miembros del consejo de administración de Dia. Otras fuentes quitan hierro el asunto y señalan que es parte del proceso burocrático de está siguiendo el ‘pool’ de 17 bancos y fondos  que ostentan la deuda de los supermercados. El dueño de Dia maneja un escenario para refinanciar el préstamo sindicado hasta 2023 como si fuera una compañía solvente, pero la banca no olvida que Dia lleva meses al borde de la quiebra. Las entidades han exigido más garantías que las que se han puesto en la mesa.

Si se cumple lo dicho hasta la fecha con la mano en el reglamento de la CNMV, Letterone liderará la ampliación de capital de 500 millones de euros que se ha comprometido a suscribir con su 70% (350 millones) y asegurar el resto si no va nadie más. Ese capital es necesario para poder afrontar el repago inminente del bono de 300 millones de euros que vence en menos de un mes y cuya cotización comenzó a inquietarse este lunes. Su cotización se sitúa con un descuento del 5% respecto al nominal 100 de emisión, lo que indica cierta inseguridad sobre su futuro.

Mientras los negociadores de Letterone trabajan en la nueva estructura de financiación de la compañía, los grandes estrategas de la distribución del fondo ya diseñan la estrategia para resucitar a Dia, tercer grupo del sector en España por detrás de Mercadona y Carrefour. El nuevo consejero delegado, Karl Heinz Holland, cuenta con el apoyo de Christian Couvreux, miembro del consejo de administración del ruso X5 y expresidente de Grupo Casino (Monoprix), aliado de Dia desde hace dos años en la compra mayorista a grandes marcas.

Holland dirige ahora una cadena de distribución que cuenta con 26.000 empleados (40.000 en todo el mundo), más de 3.100 tiendas (7.000 en todo el mundo) y una cifra de facturación superior a los 5.000 millones solo en España. Sin embargo, la sombra del imperio de distribución en Europa que está creando Letterone, de capital ruso, respalda una ambiciosa estrategia para asaltar el trono de Mercadona. Bajo la órbita de Fridman y sus socios se encuentran grupos (X5, Dia y Holland & Barrett) con más de 22.000 puntos de venta comerciales entre Reino Unido, Portugal, Brasil, España y Rusia.

Ahora en Portada 

Comentarios