Mantendrá los tipos hasta finales de año al menos

Draghi se rinde al frenazo económico y lanza otra carga de la brigada de liquidez

El banco central rebaja la previsión de crecimiento para este año del 1,7 al 1,1% y aprueba una nueva ronda de liquidez barata a las entidades

Mario Draghi, BCE
Mario Draghi, presidente del BCE / EFE

El Banco Central Europeo (BCE) ha sacado la artillería pesada ante la situación de debilitamiento económico por la que atraviesa la zona euro. La entidad ha empeorado sus perspectivas de crecimiento para este año en seis décimas hasta el 1,1% y este frenazo y la actual incertidumbre en los mercados financieros, le ha llevado a aprobar una tercera barra libre de liquidez a la banca condicionada a que ésta conceda créditos. Los conocidos como TLTRO III contarán con incentivos para que el crédito fluya a la economía real y se pueda esquivar la bala de una nueva recesión.

"Hemos decidido lanzar una nueva ronda de subastas de liquidez baratas a las entidades condicionadas a que éstas presten crédito" que se pondrán en marcha en septiembre de 2019 y concluirán en marzo de 2021, con vencimientos de dos años, ha asegurado Mario Draghi durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de la entidad.

Estas operaciones "ayudarán a preservar condiciones favorables" para que las entidades presten dinero y para la correcta transmisión de la política monetaria. Draghi ha asegurado que se trata de un mecanismo "muy efectivo en la transmisión de crédito", y ha defendido que los bancos que acudan a estos préstamos lo hagan en condiciones ventajosas, si no "nadie acudiría al mecanismo", ha zanjado.  

Draghi ha querido quitar algo de hierro al empeoramiento de las perspectivas macro. Así y pese a que ha reconocido que las incertidumbres relacionadas con factores geopolíticos, la amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades de los emergentes están afectando al sentimiento económico, ha añadido que estos riesgos se mantienen a la baja. La entidad ha empeorado seis décimas sus cálculos de PIB para este año en relación a las estimaciones que lanzó el pasado mes de diciembre: del 1,7% al 1,1%. En lo que respecta al próximo ejercicio las reduce una décima hasta el 1,6%.

Al mismo tiempo, rebaja las perspectivas de inflación. En concreto, reduce el avance de los precios del 1,6% previsto hace tres meses al 1,2% para este año y del 1,7% al 1,5% el próximo. Así mismo empeora su previsión de IPC del 1,8 al 1,6% ya en 2021. Hablamos de un nivel de inflación que en cualquiera de los casos permanece por debajo del objetivo del 2% que el emisor se ha marcado siempre como nivel adecuado. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios