A través del grupo Fininvest

El 2018 hace mella en las inversiones de los Berlusconi: pierden 3.166 millones

Banca Mediolanum, Mediaset y Grupo Mondadori han padecido el castigo del mercado a los negocios tradicionales

El 2018 hace mella en los negocios de los Berlusconi en bolsa

La familia Berlusconi se encuentra entre ese grupo mayoritario de inversores que preferirán olvidar el año 2018. Fininvest, el holding controlado por la familia del que fuera primer ministro italiano, ha perdido 3.166 millones de euros en bolsa en el último ejercicio, un año para olvidar -sobre todo en el mercado europeo- en el que negocios tradicionales como los que conforman este conglomerado se han visto duramente castigados por la incertidumbre económica.

Fininvest fue fundada en 1975 por el propio Silvio Berlusconi y desde el año 2005 está controlado por su hija, Marina Berlusconi. Además de Mediaset, el grupo editorial Mondadori o Banca Mediolanum, que son sus firmas de referencia cotizadas, el grupo controla la biotecnológica Molmed, el Teatro Monzoni y en 2018 volvió al negocio del fútbol (Berlusconi fue propietario del AC Milan) con la adquisición del Monza de la Serie C por unos 3 millones de euros.

Banca Mediolanum ha sido la que se ha llevado la peor parte en bolsa entre las inversiones de los Berlusconi. A los tipos históricamente bajos en Europa y las fuertes exigencias de capital, se ha sumado en el caso de los italianos la crisis política en el país tras el órdago de su Gobierno a Bruselas a cuenta de los últimos presupuestos.

El rescate a comienzos de este año de Banca Carige, que se suma a los que se produjeron previamente con otras entidades transalpinas, como el Monte dei Paschi di Siena, dan idea de hasta qué punto el sector financiero italiano se ha visto afectado desde el estallido de la crisis hace justo una década.

En concreto, Banca Mediolanum ha perdido en un solo año 1.654 millones de euros de capitalización en bolsa, al haber retrocedido sus títulos más del 29%. En términos porcentuales, el castigo bursátil ha sido sin embargo mayor para Mediaset, que ha retrocedido un 41,5% tras cerrar uno de sus peores ejercicios en bolsa del último lustro (ha sido el valor más penalizado del Ibex 35 junto con el Banco Sabadell).

El grupo audiovisual se ha dejado por el camino 1.354 millones de euros de capitalización en 2018. Las cadenas tradicionales están sufriendo el envite de las plataformas de streaming, como Netflix o HBO, que están suponiendo un cambio en los hábitos de los telespectadores. Este hecho no ha pasado desapercibido para las grandes firmas de inversión, como demuestra el reciente varapalo de JP Morgan al sector en España, para el que ha reducido con fuerza su valoración.

En lo que respecta a Mondadori, el retroceso de sus títulos a lo largo del año pasado fue muy próximo al 18%, lo que le llevó a perder en bolsa más de 108 millones de euros de valor (hasta los 439,5 millones con los que despidió 2018). El negocio de los grupos editoriales también viene sufriendo un importante castigo desde la crisis a raíz, entre otras cosas, del fuerte descenso de la publicidad.

Ahora en Portada 

Comentarios