Filiales fuera de control

El auditor Pwc da un paso atrás al ver las cuentas de Adveo y deniega su opinión

La antigua Unipapel, en situación concursal desde noviembre,  afronta la 'causa de disolución' con  un patrimonio negativo de 113 millones de euros.

PwC bolo
Pwc es la auditora de Adveo.

Pwc, una de las cuatro grandes auditoras a nivel mundial, se ha negado a dar su opinión sobre las cuentas de Adveo, la antigua Unipapel, después de rebuscar en sus estados financieros y no encontrar la información contable que requería. Además, lo que ha encontrado le ha bastado para emitir una “opinión denegada” ante la CNMV, algo no sucedía desde que BDO hizo lo mismo en 2015 con las cuentas de Pescanova.

Fue la última vez que un auditor expresó una ‘opinión denegada’, es decir, se negó a poner negro sobre blanco su respaldo sobre la contabilidad de la empresa, escenario que las deja virtualmente inválidas hasta que se rehagan, aunque no significa que no esté de acuerdo con las cuentas. Además de Adveo o Pescanova, otros casos de cuentas con ‘opinión denegada’ fueron los de Fagor o Service Point Solutions en 2013.

Al escudarse en este supuesto, Pwc tiene que pasar a describir las limitaciones para realizar su trabajo en Adveo, que no son pocas. El auditor destaca que la filial en Alemania de la empresa española entró en un procedimiento de insolvencia autoadministrada que supuso, de facto, “la pérdida de control de la sociedad sobre dicha sociedad”.

Causa de disolución

La cuenta de pérdidas y ganancias de Adveo Deutschland del ejercicio 2018 recoge deterioros por valor de 12,3 millones de euros, según el informe de Pwc, la antigua PriceWaterhouseCoopers. Además, ha encontrado deudas a corto plazo con acreedores comerciales y otras cuentas por pagar por importe de 3,8 millones. El auditor lamenta que no haya obtenido confirmación de los saldos bancarios por valor de más de 700.000 euros, señala el informe.

Por otro lado, Pwc recuerda ante la CNMV que Adveo se encuentra en una situación crítica al cierre de 2018 con un fondo de maniobra negativo de 173 millones de euros, un resultado negativo de 217 millones y un patrimonio neto negativo de 113 millones, “lo que de acuerdo con el artículo 363 de la ley de sociedades de capital supone que la sociedad que se encuentra inmersa en causa de disolución”. La compañía se encuentra en concurso de acreedores desde noviembre y su cotización en bolsa suspendida desde entonces. De no cerrar esa herida -y reequilibrarse-, el juzgado ordenará la extinción de la compañía y su desaparición.

Accionistas y consejeros VIP

En total, la deuda financiera de Adveo superaba de largo los 200 millones de euros con un grupo de entidades acreedoras que estaba formado por un implacable G-6 corporativo BBVA, CaixaBank, Santander, Sabadell, Bankia y Kutxabank. Hace menos de un mes, el juzgado encargado del concurso de acreedores de Adveo autorizó la venta de sus filiales en Francia y Bélgica -Adveo France y Adveo Belgium- al fondo Sandton Capital Partners, en tanto que un inversor en Italia quiere comprar por un euro su negocio allí y asumir la deuda.

La compañía pretende convocar una Junta de Accionistas para el próximo 15 de julio con el objetivo de tratar la situación y plantear un escenario con el que poder recapitalizarse. A ella acudirán los principales socios que están liderados por el banco de negocios Alantra Partners, con el 17% del capital, según los registros de CNMV. En su consejo de administración no faltan ejecutivos y profesionales reconocidos como Jaime Carbó, exCEO de Deoleo, Luis Carlos Croissier, ex ministro y ex presidente de la CNMV, o Abel Linares, exprimer ejecutivo de Terra.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios