Pendiente del IVA

El BoJ nipón se reúne bajo presión tras el giro de la Fed (EEUU) y el BCE (Europa)

Si la actuación de Powell hace que el valor del yen se dispare con respecto al dólar, el BoJ podría verse obligado a tomar medidas.

El Banco de Japón se reúne con la vista puesta en su estimación de la economía
El Banco de Japón se reúne con la vista puesta en su estimación de la economía

El Banco de Japón (BoJ) inició este miércoles su reunión mensual sobre política monetaria, en un momento marcado por la reciente extensión de estímulos en Europa y Estados Unidos, y los riesgos de la inminente subida del IVA en el país.

La reunión del BoJ se produce después de que el Banco Central Europeo (BCE) recortara los tipos de interés por primera vez en más de tres años la semana pasada, y horas antes de que la Reserva Federal de EE.UU. (Fed) concluya su propio encuentro, en el que podría optar por una nueva reducción de tasas tras la de julio, en respuesta a la prolongada disputa comercial del país con China.

Si la actuación del banco central estadounidense hace que el valor del yen se dispare con respecto al dólar, el BoJ podría verse obligado a tomar medidas al término del encuentro este jueves. Una apreciación excesiva del yen pesaría sobre las exportaciones y el crecimiento del país en un momento en el que Japón se prepara para los efectos adversos en la demanda interna del aumento del impuesto sobre el valor añadido (IVA) previsto para el 1 de octubre.

Se teme que la subida del impuesto, desde el actual 8 % al 10 %, mantenga la inflación muy por debajo del objetivo del 2 % del banco central nipón. El país cerró 2018 con una inflación del 0,9%. En este contexto, se cree que el BoJ está recibiendo presión por parte del Ejecutivo del primer ministro Shinzo Abe para que ayude a apuntalar el crecimiento del país mediante la expansión de su programa de flexibilización monetaria, que aplica desde 2013.

En una entrevista reciente con el diario Nikkei, el gobernador del BoJ, Haruhiko Kuroda, señaló que recortar más las tasas de interés, que ya mantiene en negativo, es una de las opciones disponibles. El BoJ mantiene la aplicación de una tasa de interés de referencia a corto y medio plazo del -0,1 % para los depósitos de los bancos, y un control de la curva de rendimientos para mantener en torno al 0 % los tipos a largo plazo. También ha seguido con su programa de compra masiva de activos para alcanzar su esquiva meta de inflación.

Mientras que algunos analistas consideran que mantener su política sería chocante en el actual contexto de cambios por parte de los principales bancos centrales globales, otros señalan que el BoJ podría optar por resistir un poco más para jugar sus cartas en caso de que la economía nipona se viera seriamente afectada por el alza del IVA o dañada por los conflictos comerciales mundiales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING