Resultados del primer trimestre

Inditex busca el efecto divisa y su 'boom online' para reacelerar su crecimiento 

La mayor empresa de la bolsa española presenta este miércoles sus resultados con señales de mayor crecimiento en el arranque de 2019.

Carlos Crespo bolo
Carlos Crespo, flamante consejero delegado y numero 2 de Isla.. / Inditex

Inditex, el dueño de Zara, afronta en menos de 24 horas la presentación de sus primeras cuentas trimestrales de 2019, según su ejercicio fiscal que comienza a finales de febrero. Serán los primeros de Carlos Crespo como consejero delegado y número dos  de Pablo Isla. Esta vez lo hace sin grandes expectativas, cierto clima pesimista en torno a la acción -que pierde un 10% desde mediados de abril-, aunque con el caldo de cultivo perfecto para batir las previsiones del mercado: el efecto divisa sopla esta vez a su favor e incrementará el volumen de ventas procedentes del exterior y los márgenes de la empresa, según los expertos.

“Si cumple expectativas del consenso esperamos que sirvan de apoyo a una buena evolución de la acción en las próximas semanas. Por primera vez desde comienzos de 2017 esperamos ver un efecto tipo de cambio positivo que debería ayudar a alcanzar tasas de crecimiento de doble dígito en términos de beneficio operativo”, señala Ignacio Romero, analista de Banco Sabadell. El euro jugará esta vez a favor de las cuentas del gigante textil ya que la comparativa interanual de la divisa única frente al dólar (1,12 vs 1,22 unidades) lo sitúa entre un 8% y 10% por debajo de su nivel entre febrero y mayo de 2018.

Más de la mitad del negocio de Inditex se encuentra en monedas fuera del euro, una tendencia creciente después de la apertura de su venta online en Oriente Medio (Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes) o Asia (Indonesia), mercados que nutrirán la cuenta de resultados este trimestre. Como avanzó ‘La Información’ a comienzos de mayo, Inditex ha vivido un auténtico ‘boom’ de comercio electrónico en el mercado árabe, debido al reciente mes del Ramadán y sus aperturas en la región.

España ya solo supone el 17% de las ventas del grupo; America, algo más del 15%, mientras que la aportación de Asia y resto del mundo superó el 20% de los ingresos. Europa, incluyendo Reino Unido y Rusia, acaparó alrededor del 45% de las ventas el pasado 2018. Por marcas, Zara volverá a ser la gran protagonista ya que aporta dos tercios de los ingresos de Inditex, mientras que Berskha se sitúa por detrás con cerca del 9%.

El negocio ‘online’ se ha convertido en el gran motor del margen del grupo textil en los últimos años, aunque la versión integrada de sus cuentas impiden descifrar los verdaderos números en que se mueve. Inditex desveló en la presentación de sus cuentas anuales en marzo que en 2018 logró sacar a través de Internet el 14% de sus ventas  (más de 3.600 millones) sobre una cifra total de grupo de 26.145 millones de euros y crece a ritmos del 27% por esta vía. Sin embargo, el cálido invierno registrado y el efecto divisa ralentizaron sus ventas hasta crecimientos del 3% y sus beneficios subieron solo un 2%, hasta 3.444 millones.

Previsión: reaceleración de resultados

Para este trimestre, los analistas esperan que sus ventas trimestrales crezcan un 7,8% interanual, hasta los 6.100 millones de euros, con un incremento del 8,5% en el Ebitda (resultado bruto de explotación), hasta los 1.225 millones y con un beneficio después de impuestos que rondará los 740 millones. Las ventas comparables (like for like) crecerán alrededor del 4%. “En general, la compañía reporta ganancias peores que las estimaciones. Por ejemplo, en los últimos meses, los 24 analistas del consenso de Thomson Reuters no han revisado sus estimaciones de beneficios”, apuntan fuentes financieras.

La posibilidad de una sorpresa al alza frente al consenso esta vez ha ganado peso después de las últimas decepciones y pese a los efectos de la guerra comercial.  Inditex, con 80.000 millones de capitalización bursátil, representa algo más del 12% del Ibex 35, una ponderación menor que Santander (15%) pese a que es una empresa más grande. Esto se debe a que más de dos tercios de las acciones del grupo no cotizan en bolsa, sino que están en manos de sus fundadores: la familia Ortega.

Inditex dará a conocer por primera vez el impacto en sus cuentas de la NIIF 16, la polémica norma de contabilidad que obliga a convertir en deuda los compromisos de pago de una empresa en relación a sus alquileres o arrendamientos financieros. Al contrario con otras muchas empresas, la textil sumará por esta cuestión entre un 2% y 3% de los beneficios, según los expertos, aportación a la que se sumará una contribución fiscal algo más baja.

“El foco del mercado estará puesto, además de en las ventas comparables, en el margen operativo. Estos últimos están bajo presión en todo el sector debido al aumento de la competencia, especialmente en el canal online. El mercado está nervioso con el efecto que los cambios en los hábitos de consumo (penetración del comercio online) y el aumento de competidores online pueda tener en los márgenes a largo plazo de la industria (y de Inditex en particular)”, apuntan desde Banco Sabadell en su informe previo a resultados. La firma tiene un precio objetivo para Inditex de 31,78 euros, lo que supone un potencial del 27% respecto a los 25,4 euros en que cerró su cotización el lunes y algo más tras su caída en bolsa este martes, hasta los 25,28 euros (-0,8%).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios