Cotiza en el -0,109%

El Euríbor ya no tiene interés: el índice de las hipotecas cumple 3 años en negativo

Las búsquedas en internet sobre la referencia hipotecaria, como el índice, también marcan mínimos históricos entre los españoles.

¿Cómo afecta el Euribor a la hipoteca?
El Euríbor afronta este año su mayor reforma. / Freepik

Solo nos acordamos del Euríbor cuando sube. Y lo está haciendo, aunque parece que no... porque está en negativo. La referencia de las hipotecas a tipo variable en España cumple este febrero su tercer ejercicio consecutivo en números rojos. El Euríbor a doce meses, a falta de cuatro jornadas para el cierre mensual, se mueve en un promedio del -0,108%, su nivel más alto desde febrero de 2017. El índice que mide el interés de los préstamos entre bancos sumará de este modo su duodécimo mes de subidas consecutivas, su mayor racha alcista desde 2007.

De nuevo, las hipotecas referenciadas a euríbor a doce meses, y que tengan como mes de revisión febrero, se encarecerán en 0,09 puntos básicos. Para un préstamo de 130.000 euros a 30 años y con un diferencial (comisión bancaria) del 1%, el coste extra será de unos 60 euros anuales. No es motivo de preocupación, pero sí lo será cuando la curva comience a proyectar subidas más agresivas, algo que tardará en llegar.

El interés por la cotización del indicador ha decaído hasta niveles mínimos también. Según Google Trends, el volumen de búsquedas del termino ‘euríbor’ han bajado un 75% desde 2014 y hasta un 95% si se toma como referencia finales de 2008. Las bajas cotas de popularidad han ido de la mano de las bajadas de tipos del Banco Central Europeo (BCE), que marca el precio del dinero oficial y actúa de centro de gravedad para los IBORs, la familia de tipos interbancarios.

el dato

Uno de cada cuatro hogares vive pendiente del Euríbor

En España, los contratos vinculados al índice de referencia del euro más importante, Euríbor, representan más de cuatro veces el Producto Interior Bruto. Los contratos de hipotecas de particulares al Euríbor a 12 meses en España ascienden a 600.000 millones de euros, afectando a uno de cada cuatro hogares.

Tanto el Euríbor como el resto de IBORs están en proceso de reforma debido a la manipulación que realizaron los grandes bancos de inversión durante el periodo previo a la crisis. La raíz del problema estaba en su cálculo, ya que los tipos de referencia diarios se establecían mediante una simple encuesta a los operadores de tipos de medio centenar de bancos. Ahora solo sobreviven una veintena de participantes y se hace cada vez más necesario dotar al proceso de transparencia por parte de los reguladores. Los índices híbridos verán la luz el año que viene, aunque todavía se encuentran en fase de pruebas en el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI, por sus siglas en inglés).

Sobre esta cuestión se pronunciaba hace dos semanas el presidente de la CNMV, Sebastián Albella. “La reforma de estos tipos de referencia es algo que se deriva de la manipulación dañina de los IBOR que tuvo lugar entre 2005 y 2008. Como saben, como consecuencia de ello, varias instituciones financieras relevantes fueron multadas. Diez años después, todavía podemos ver referencias al caso y sus implicaciones criminales de vez en cuando en los medios de comunicación”, dijo Albella ante los responsables de crédito de bancos españoles.

En este sentido, el jefe del supervisor financiero recordó que el mercado español vive una grave anomalía hipotecaria, ya que la mayor referencia de los créditos a largo plazo son tipos considerados de corto, tan volátiles como el Euríbor. Y esto es un riesgo. “En España, los contratos vinculados al índice de referencia del euro más importante, Euríbor, representan más de cuatro veces el PIB. Cabe mencionar que la exposición de los contratos de hipotecas de particulares al Euríbor a 12 meses en España asciende a 600.000 millones de euros, afectando a uno de cada cuatro hogares”, recordó Albella en discurso.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que se actualizarán esta semana, las hipotecas a tipo fijo se situaron en el 36% del total en noviembre de 2018 y el 64% a tipo variable. La tendencia a contratar préstamos con un interés inamovible a lo largo de la vida del crédito comenzó en 2016 cuando el Euríbor entró en negativo. La banca se vio obligada a colocar y popularizar a través de sus oficinas productos más caros y muchos clientes acogieron de buen grado pagar un sobrecoste en sus créditos para evitarse preocupaciones sobre la cotización del Euríbor. Desde principios de 2017, la proporción de préstamos a tipo variable o fijo en España se mantiene más o menos estable en un 60% a 40%, respectivamente.

Ahora en Portada 

Comentarios