La mayor gestora de renta fija mundial

El gurú de Pimco, Joachim Fels, ve a Italia como riesgo para la estabilidad europea

El cambio en la orientación de la Reserva Federal hacia una política monetaria más 'dovish' puede desencadenar una burbuja de valoraciones

El gurú económico de Pimco, Joachim Fels, alerta sobre el riesgo que presenta Italia para la estabilidad del euro
El gurú económico de Pimco, Joachim Fels, alerta del riesgo que presenta Italia para la estabilidad del euro / Pimco

Pimco, la mayor gestora de fondos de renta fija del mundo, ha presentado sus perspectivas para este año. Unas proyecciones que contemplan la posibilidad de que se produzca una recesión antes de cinco años, en las que se advierte sobre el riesgo de que el cambio en la orientación de la Reserva Federal hacia una política monetaria más 'dovish' pueda desencadenar una burbuja de valoraciones y cómo la pujanza de China, la guerra comercial, los populismos o el envejecimiento de la población pueden comprometer esta visión en el corto o medio plazo. El gurú de Pimco, Joachim Fels, ha advertido además del riesgo que supone Italia para la estabilidad del euro. 

"Italia es la principal preocupación si pensamos en la estabilidad del euro por el tamaño de su economía", ha asegurado Fels durante la presentación de sus proyecciones en Madrid. Hay que tener en cuenta que Italia es actualmente el mayor emisor de bonos soberanos a nivel europeo y a ellos están altamente expuestos sus bancos, pero también los españoles, que tendrían en su balance alrededor de 30.000 millones de euros en deuda transalpina.

Fels ha advertido en concreto del riesgo que supone para el mercado el giro que ha dado recientemente la Reserva Federal en su política monetaria, al haber adoptado un tono más pausado y abrirse, incluso, a una rebaja de tipos en EEUU, puesto que este cambio puede conducir a un exceso en las valoraciones de los activos, sobre todo en los créditos.

En la gestora temen que pueda producirse una burbuja similar a la de mediados de la década de 2000, antes de estallar la crisis financiera. Pese a que aún no "hemos llegado" a esa situación, el gestor incide en que hay que vigilar de cerca los posibles excesos. "Un nivel de tipos tan bajo como el actual hace que, en su opinión, los gobiernos tengan la tentación de aplicar una política fiscal más expansiva", apunta Fels.

Una recesión antes de cinco años

En su escenario base para la economía global en un periodo de tres a cinco años prevén que el crecimiento económico se mantenga débil que persista un nivel bajo de inflación y que los bancos centrales mantengan las tasas de interés en o por debajo de los niveles actuales. Advierten de la probabilidad de que se produzca una recesión en este horizonte temporal que, si bien no será tan abrupta, traerá consigo una recuperación lenta.

Hay cinco factores que desencadenar este peor escenario. El primero de ellos es China, puesto que aunque en Pimco prevén una desaceleración gradual y controlada de su crecimiento en ese horizonte de tres a cinco años, el camino puede resultar "más accidentado de lo esperado" si la guerra comercial con EEUU se intensifica. Sobre todo ahora que el gigante asiático amenaza el orden geopolítico establecido con EEUU como potencia dominante a nivel global. El gestor de Pimco considera que todavía queda guerra comercial por un tiempo, puesto que el conflicto no obedece solo a una balanza comercial menos propicia para Washington.

Junto a China, está el desafío de los populismos, de uno y otro lado del espectro. El avance económico y el precio de los activos se verían apoyados si los gobiernos abordan regulaciones demasiado estrictas, reducen la carga fiscal o si abordan la desigualdad excesiva. Les preocupan, en concreto, las medidas dirigidas a aumentar las trabas a la inmigración, el comercio transfronterizo de bienes y servicios y los flujos de capital. En muchos casos, populismo y proteccionismo van de la mano, lo que es en sí mismo un peligro para la economía mundial.

Entre esos factores a tener en cuenta está, además, el menor crecimiento de la población y el envejecimiento de las principales economías. En este sentido, el hecho de que se prolongue el periodo de tipos bajos "contribuye a aumentar el apalancamiento corporativo y tiende a empujar a muchos inversores hacia activos con más riesgo en busca de rentabilidad", aseguran desde la gestora. Otros puntos de preocupación son el acceso desigual a la tecnología, la vulnerabilidad de los mercados financieros y el cambio climático

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios