Baja un 27,8% en 2020

El Ibex 35 es el peor índice europeo: el peso de la banca le condena aún más

El mayor castigo al mercado español emerge por los peores datos macro durante la pandemia del Covid-19 y por dos sectores con un amplio peso en la bolsa y la economía ibérica: la banca y el turismo.

El Ibex 35 vive en 2020 su peor año desde 2008.
El Ibex 35 vive en 2020 su peor año desde 2008.
BME / Flickr

La pandemia del Covid-19 ha penalizado a algunas bolsas más que a otras con el paso del tiempo. La divergencia es especialmente visible en índices como el Nasdaq, que sube casi un 40% en lo que va de año, o el S&P 500, que se revaloriza más de un 9% desde el inicio del ejercicio antes de la corrección de este jueves. Contrastan con el devenir de otros selectivos que están corriendo peor suerte. Es el caso del Ibex 35 en España, que es el peor gran índice europeo con un retroceso del 27,8% desde inicios del 2020.

El índice de referencia de la bolsa española acumula noticias negativas para su recorrido a futuro ya que los grandes valores han reducido enormemente su capitalización. Y lo han hecho hasta el punto de que dos blue chips del parqué nacional como Telefónica o BBVA han salido del Eurostoxx 50 por sus últimos descensos, mientras que Santander ha dejado el Stoxx 50.

La capitalización bursátil de la operadora y el banco liderado por Carlos Torres es de 17.900 millones y 16.300 millones de euros, respectivamente. Unos números muy bajos que contrastan con otros competidores que sí se encuadran dentro de estos índices. Es un claro reflejo de la mala senda que está acompañando a estos valores en los últimos tiempos.

El Ibex 35 es el peor índice europeo desde el comienzo del ejercicio. Selectivos comparables como el Dax alemán (+3,24%), el Cac 40 francés (-15,18%) o el Mib italiano (-15,92%), han mostrando un mejor comportamiento. Sin embargo, llama la atención que, sobre los mercados globales, este recorrido bajista solo es superado por índices como el NSE 20 de Kenia (-31,36%) o el RTX USD de Rusia (-30,48%).

¿A qué responde esta situación tan oscura de la bolsa española? Según apunta José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia Eafi, hay fundamentalmente dos motivos. “El primero es porque los datos macro españoles, con la especial incidencia del sector de turismo y hostelería son peores que en los demás países”, asegura.

“Las últimas cifras, por ejemplo, que hemos visto es que tanto PMI de servicios como de manufacturas han entrado de nuevo en contracción, algo que no ha sucedido en Alemania y Francia, sin ir más lejos”, alerta.

La banca y su papel en los mercados

En segundo lugar, Cárpatos alude como catalizador adverso que está descontando el mercado español la fuerte ponderación que tiene la banca en el índice, pese a que se ha reducido desde comienzos de año del 25% al 17% del Ibex 35. “El sectorial bancario europeo está en muy malas condiciones debido a que los bajos tipos de interés están destrozando su margen, que ahora es mucho menos de la mitad que en 2008”, dice.

En opinión de Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds, el Ibex 35 va a ser de los peores índices de Europa durante bastante tiempo. “Esto será así porque el peso del sector financiero es bastante importante”, advierte. Además, expone que empresas como Telefónica pesan mucho en el índice y están teniendo un comportamiento muy negativo este año.

La situación económica en la que nos encontramos con tipos de interés ultra bajos y además que todo apunta que durante los próximos años va a ser el mismo invita a que el sector financiero sea probablemente el más penalizado, según describe Ojeda. “De hecho, ya varios bancos españoles tienen una rentabilidad de menos del 3%”, analiza.

Va a ser muy poco defendible un reparto de dividendos elevado o una situación positiva”, apunta el experto. Entonces, como en el Ibex 35 tiene mucha presencia el sector financiero es un catalizador para que el selectivo siga manteniendo un comportamiento parecido al actual.

“A corto y medio plazo, lo normal es que lo siga haciendo peor que los demás, ya que todos estos problemas no tienen visos de solución rápida, más bien lo contrario”, comenta Cárpatos. En este sentido, apunta que sería muy mala idea introducir el Impuesto de transacciones, espantaría más aún al inversor extranjero. “Ya en agosto el volumen de la bolsa española ha sido el peor de la historia en este mes”, señala.

Además, en estos momentos compañías como Amazon o Google se están planteando tener licencia bancaria. “Eso podría ser un golpe de gracia”, advierte Ojeda. Lo que sí va a haber en el sector bancario son cambios estructurales en su forma de trabajar: cada vez con menos oficinas y empleados, con la aplicación de roboadvisors e inteligencia artificial que hagan gran parte de las tareas más repetitivas, que aporten menos valor para la compañía y eso puede reducir los costes y haga que los bancos sean más rentables a medio plazo.

Por tanto, el papel que jugará la banca será importante. El catalizador que mueve el dinero es a través de la banca y más en España que hay una tasa de bancarización superior al 90%. “Lo que sucede es si serán los bancos españoles u otros foráneos que entren a operar en el territorio español, si se producen fusiones o adquisiciones”, expone Ojeda.

En el caso de Telefónica y Repsol en el momento en el que la situación económica mejore, probablemente sus perspectivas sean mayores. “No obstante, no se pueden esperar grandes alegrías de este sector por el entorno macro en el que nos encontramos y el contexto en el que este segmento va a competir en los próximos años”, concluye.

Mostrar comentarios