Miércoles, 26.06.2019 - 23:05 h
En España ha mejorado la campaña

El precio del trigo se dispara en verano por las malas cosechas a nivel mundial

La menor producción en zonas claves como Rusia, Alemania, Polonia o Estados Unidos ha provocado el fuerte encarecimiento de la materia prima.

El Gobierno introduce modificaciones técnicas en la norma de calidad del trigo
El precio del trigo se dispara en plena campaña. / EFE

España ha vivido ajena al resto de Europa, también del mundo, en el sector clave de la agricultura, sobre todo en lo que respecta a los cerreales. Las abundantes precipitaciones, junto a una temperaturas suaves han permitido tener una buena temporada en la producción de trigo. No ha sido así en el resto de Europa, donde los principales exportadores han sufrido unas altas temperaturas que han forzado una muy mala cosecha, lo que ha disparado su precio.

El verano es una fecha clave para los agricultores. Es el periodo del año en el que inician la recogida de la cosecha del trigo en la mayoría de pueblos de España. Este año no ha habido fuertes tormentas (salvo en contados casos), y aunque algo más tarde de lo habitual están comenzando a recoger los frutos de su trabajo. La climatología ha acompañado con temperaturas suaves y abundantes precipitaciones, lo ideal para el trigo, la cebada y el resto de cereales que se cultivan en el campo español. 

Con este escenario, es normal que la producción de trigo se haya disparado. De hecho, y según los últimos datos publicados por la Comisión Europea, la producción estimada de nuestro país para este año sobrepasa las 3,5 toneladas de cereal por hectárea frente a las 2,4 toneladas del ejercicio anterior. En lo que respecta al precio, España es un importador neto de trigo y cereales, necesarios sobre todo para alimentar la cabaña ganadera. Es por ello que el precio de venta a que se paga el trigo y la cebada en nuestro país depende en gran medida de la situación en los mercados internacionales, que este año está tirando al alza con fuerza. En el precio final hay que tener en cuenta además el stock de cereal que queda en los grandes almacenes mayoristas.

Por el contrario, el resto de grandes productores mundiales han padecido unas temperaturas muy elevadas que están provocando tensiones en los mercados por las bajas cosechas. La trayectoria ascendente de los precios del trigo se ha visto respaldada por condiciones climáticas desfavorables en las principales regiones productoras de trigo: en Estados Unidos, Europa, Rusia y Australia.

"Después de ser caracterizado como un mercado con una amplia oferta, este año la perspectiva de los mercados de trigo ha tomado un giro dramático y se espera que la producción mundial de trigo disminuya por primera vez en seis años. Lo que comenzó en 2018 debido a las preocupaciones sobre la producción de trigo de invierno de EEUU ha evolucionado hacia una preocupación más profunda por la producción de la UE, Rusia y Australia debido a las condiciones climáticas excepcionalmente cálidas", ha señalado Aneeka Gupta, analista de WisdomTree.

En las últimas previsiones mensuales del Departamento de Agricultura de EEUU los suministros mundiales de trigo se han reducido en agosto en 7,1 millones de toneladas, principalmente gracias a una menor producción de la Unión Europea. De hecho, uno a uno, los grandes productores han visto mermadas sus cosechas. En Alemania, la sequía ha llevado a la Cooperativa de Agricultores Alemanes (DRV) a revisar a la baja su pronóstico para la cosecha de granos del país a a 36,3 millones de toneladas, su nivel más bajo desde 1994. Según DRV, "se espera que la cosecha baje un 20% frente al año anterior, casi un 25% por debajo del promedio de cinco años, lo que aumenta la probabilidad de no alcanzar la demanda interna por primera vez en años". 

Precio Trigo
Precio Trigo

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos pronostica que la cosecha de trigo de Rusia disminuirá a 68 millones de toneladas, frente a las 85 del año pasado. Por ello, el gigante europeo ha iniciado una política de restricción de exportaciones que ha añadido todavía más presión a los precios. Francia, otro gran exportador, espera un recorte en su producción del 10%, según los analistas de Strategie Grains. Por último, Polonia, que también es una gran potencia en la exportación del cereal, verá como este año genera un 12% menos de toneladas.

Los precios suben con fuerza en los últimos meses

La repercusión clara a una restricción en la oferta, para una demanda similar, es un aumento en el precio del bien, en este caso del trigo. De hecho, la tendencia clara del precio de trigo en los mercados de valores, que cotiza a través de futuros, es de un fuerte crecimiento de precio. El funcionamiento de dichos instrumentos es muy sencillo, simplemente son contratos de adquisición de una cantidad determinada de trigo que se comprará en algún mes posterior, en este caso septiembre.

Además, sirve también para comprobar cual es la evolución que se espera en cuanto a la materia prima. Una subida de precio indica que se espera que el precio de intercambio, el de compraventa física, sea más caro en septiembre que es justo lo que está ocurriendo en la actualidad. El precio del trigo que se entregará en septiembre en Estados Unidos se ha disparado en los últimos meses un 32%, en el caso de los futuros europeos (muchos negociados en Londres) el incremento ha llegado a alcanzar el 40%.

Por otro lado, los fondos europeos que invierten en la materia prima en determinados países están cayendo ahora, puesto que se esperan cosechas más cortas y por ello, menores ingresos. En el caso de uno de los mayores fondos polacos, el Trigon Polskie Perty, se ha hundido en 15 días un 21%, mientras que el ruso Trigon Russia Top Picks ha caído en ese mismo periodo casi un 8%. Lo que advierte de que el año para polacos y rusos no va a ser fácil.

Por último, también tiene trascendencia sobre otros productos que tienen que ver con el trigo. "Se han empezado a comprobar tensiones en el precio del pan”, advierte Gupta. Aunque va más allá, el trigo para alimentación animal en Alemania ya es un 10% más caro que el trigo para harina. El valor de la paja también se ha disparado, añadiendo más presión sobre los ganaderos por dos vías. Por un lado, el climático que evita que el pasto crezca; por otro, aumenta su precio, que en el mercado ya se ha más que doblado, según datos de Reuters.

Ahora en Portada 

Comentarios