Corrección bursátil

El reajuste de los bonos tensionará aún más a los gigantes 'tech' del Nasdaq

La escalada de las rentabilidades de los bonos presiona a la baja las valoraciones de las grandes tecnológicas que se han convertido en el motor del mercado desde la pandemia del Covid-19.

EFE
Nasdaq
Agencia EFE | EFE

Si hay un mercado que está centrando todas las miradas de los inversores es el Nasdaq. El selectivo ha retrocedido un 8% desde sus máximos, lo cual abre el interrogante sobre qué puede suceder a partir de ahora. Sobre todo, teniendo en cuenta que algunos de los grandes valores con enorme ponderación dentro del selectivo, como Apple o Tesla, se encuentran bajo presión. Y es que cada vez hay más voces que aseguran que más caídas están por venir para sanear la tendencia alcista de fondo.

¿Por qué los mercados están dejando de lado, poco a poco, a muchos valores vinculados a la tecnología? En primer lugar, las rentabilidades de los bonos a 10 años finalmente alcanzaron a otros mercados de activos. “Esto está ejerciendo presión sobre las valoraciones, especialmente en el caso de los valores más caros, que habían alcanzado valoraciones de escándalo”, señala José Luis Cárpatos, responsable de inversiones de Gloversia Eafi.

“El mercado de bonos está presionando a los valores que han subido mucho y que tienen valoraciones sangrantes, como es el caso de las tecnológicas”, añade Mike Wilson, estratega jefe de renta variable de EEUU de Morgan Stanley. Por otra parte, los valores orientados al valor en los sectores que no tienen precios exagerados y que están más apalancados en la recuperación económica, están aguantando bien, o subiendo. Además, hay que sumarle que la mayoría de las carteras no están posicionadas así.

Por el contrario, la mayoría están sobreexpuestas a los valores de crecimiento y cortas o infraponderadas en las áreas de valor. Esta alteración de las carteras está provocando cierto reposicionamiento, que está teniendo un efecto neto negativo en las principales medias, encabezadas por el Nasdaq. “Es posible que el Nasdaq corrija hacia la media móvil de 200 sesiones tras haber ejecutado un hombro-cabeza-hombro en el plano técnico, pero eso debería sanear su dinámica de precios de largo plazo”, resalta el experto de Morgan Stanley.

Basándose en el daño técnico hasta la fecha, el Nasdaq 100 parece haber completado un techo de cabeza y hombros y debería poner a prueba su media móvil de 200 días (-8%)”, indica Cárpatos. Un recorrido a la baja que tiene relación directa con la tendencia bajista de Apple, cuya capitalización ha retrocedido hasta los 2 billones de dólares y cuyas acciones han perdido más de un 15% desde sus máximos del 26 de enero; o Tesla, que cede un 32% desde los máximos del pasado 8 de enero.

Hemos visto que el espacio tecnológico de gran capitalización sobrevalorado asume la peor parte de la debilidad en el momento actual”, apunta Candice Bangsund, gestor de carteras en Fiera Capital. “Estos sectores tienen más problemas para digerir el entorno de los mayores rendimientos de los bonos”, añade.

“El mercado alcista sigue adelante, con el value y los cíclicos a la cabeza, mientras que los títulos de crecimiento pueden volver a unirse a la fiesta una vez que finalice la corrección de estos valores tecnológicos y el reposicionamiento”, concreta Wilson.

En este sentido, existen tres factores que indicarían que esta corrección tiene más recorrido antes de terminar. Por un lado, el mercado de renta variable sabe ahora que el rendimiento a 10 años es un tipo falso que no puede o no quiere defenderse. Para ello, la Fed amplió su balance en 180.000 millones de dólares en febrero, un 50% más que su objetivo. Sin embargo, los tipos subieron. “Los mercados guían a la Fed, y no al revés, por lo que ahora estamos en ese momento de reconocimiento”, relata Cárpatos.

De igual modo, el mes de marzo representa el aniversario del desplome del mercado el año pasado. Esto significa que a finales de este mes se producirá un gran cambio en los quintiles superior e inferior del impulso de precios a 12 meses.

La mayoría de los valores que se sitúan en el quintil superior de impulso son valores y valores cíclicos como los bancos, la energía y los materiales. “Por el contrario, muchos de los valores que salen del quintil superior son valores tecnológicos y de alto crecimiento, áreas que no nos gustan a los precios actuales”, argumenta el experto.

La rotación de activos como telón de fondo

Este retroceso no supone una sorpresa dada la perspectiva de que vuelva la normalización económica, lo cual podría representar una oportunidad de compra en un mercado alcista que aún tiene camino por recorrer, según Chris Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance.

“Puede llevar algún tiempo para que esto se desarrolle, pero no creo que el mercado alcista descarrile por esto y, en última instancia, cualquier retroceso es normal y se puede comprar”, ahonda Bangsund.

No obstante, la rotación de las acciones tecnológicas parece haberse afianzado y es probable que cambie el liderazgo del mercado, en opinión de Matt Stucky, gestor de Northwestern Mutual WM.

Es el proceso a la inversa de lo que se vio durante el verano”, destaca. “Algunas de las empresas tecnológicas más grandes están ciertamente bajo presión y mucho de eso tiene que ver con el respaldo de los tipos a largo plazo y lo que eso significa para las acciones de mayor duración”, profundiza.

Mostrar comentarios