Ante la incertidumbre global

Con el bono USA en el 2,7%... ¿es mejor invertir en deuda americana o europea?

El bono a 10 años estadounidense se ha depreciado un 16% desde el máximo marcado el pasado mes de noviembre.

La Reserva Federal podría volver a aplazar la subida de tipos si la inflación no se recupera
El bono a 10 años estadounidense se ha depreciado un 16% desde el máximo marcado el pasado mes de noviembre / EUROPA PRESS

El bono a 10 años estadounidense se ha depreciado un 16% desde el máximo marcado el pasado mes de noviembre, cuando llegó a superar el nivel del 3,23% por el trasvase de inversores de la bolsa a la deuda ante las perspectivas de un alza de la inflación y el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal que, finalmente, no ha será tal. Ahora y con la deuda de referencia norteamericana rentando al 2,71% puede surgir la pregunta de si puede ser más interesante optar por ésta o por la renta fija europea.

En tiempos de incertidumbre como estos, en los que el cierre de la Administración estadounidense, la guerra comercial, el Brexit o el temor a un pinchazo global están detrás de cada esquina, el refugio por excelencia está en el Bund, que renta al 0,19%. El bono francés a 10 años ofrece un 0,67% y el español un 1,46%. La cuestión en Europa está en que, en principio, el Banco Central Europeo tampoco va a endurecer su política monetaria este año al ritmo al que se pensaba hace meses.

La primera clave para responder a la pregunta anterior está en el modo en que la Fed a levantado el pie del acelerador. Georgina Sierra, directora de Inversiones de Solventis, recuerda que el mercado ha pasado de descontar dos subidas de tipos en 2019 a descontar menos de media. En un entorno así considera que habría que fijarse un objetivo en base a los datos de que se dispone y a las propias previsiones, manteniéndonos lo más alejados del ruido del día a día.

Un bono americano a 10 años en el 2,50% "es una oportunidad de venta a corto plazo", ya que desde su punto de vista supone que no habrá ningún alza del precio del dinero este año. Desde Solventis creen, además, que los datos macroeconómicos, en algún momento de año, van a dar margen a la Fed para subir una vez más.

Mientras, si volvemos a ver una rentabilidad entre el 3.25-3.50 en este activo supondría más de dos subidas enteras descontadas y "nos parece que los inversores llegado a ese punto volverán a cambiar acciones por bonos como hemos visto en los últimos meses", apunta.

Sin embargo, para un inversor español en euros la opción del Treasury trae consigo algunos inconvenientes. Javier Domínguez Navarro, director General de Auriga Bonos advierte de que, pese a que el bono americano está muy atractivo en los niveles actuales -el 10 años renta al 2,71%-, el inversor puede verse afectado de forma negativa por el tipo de cambio euro-dólar, sobre todo en plazos algo más largos, como el 10 años.

El problema es que, ante este supuesto, un inversor en euros que trate de cubrirse de los vaivenes del mercado de divisas con un seguro de cambio debería pagar un precio muy similar a la rentabilidad que va a obtener con su inversión, por lo que no le compensaría. Por ello y teniendo en cuenta el entorno del 1,5% en el que se mueve actualmente el bono de referencia español, Domínguez Navarro apostaría por entrar antes en deuda española a 10 años que en la estadounidense. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios