Malos datos de PMI

El euro cae a mínimos de 30 meses al pinchar la industria y servicios alemanes

La economía alemana se contrajo también en septiembre al profundizar el sector industrial en su caída y avanzar menos los servicios, según el PMI

Angela Merkel
Angela Merkel / DPA/ MICHAEL KAPPELER

El euro pincha en su cruce frente al dólar y registra mínimos de casi 30 meses ante los nuevos datos que reflejan un frenazo en seco de las grandes economías del área como Francia y, sobre todo, Alemania. El PMI compuesto alemán, encuesta a gestores de compra que publica la firma Markit y que recoge los datos tanto del sector industrial como del de servicios, se ha hundido en septiembre a su peor nivel desde 2012. Este movimiento ha llevado a la moneda comunitaria a fijar su cruce frente al billete verde por debajo de 1,10 dólares, en el entorno de 1,0975 unidades.

De acuerdo con los datos de PMIs, la economía alemana se contrajo en septiembre porque su sector industrial profundizó en los retrocesos y porque el avance del sector servicios perdió fuelle. Recordemos que la Oficina Federal de Estadística (Destatis), ya certificó una caída del 0,1% de su PIB entre abril y junio. Ahora el PMI compuesto germano registra un nivel de 49,1 puntos en septiembre frente a los 51,7 de agosto, en lo que supone su caída más pronunciada en siete años y la primera lectura por debajo del umbral de 50 desde abril de 2013. Este nivel es importante porque cualquier registro por debajo del mismo indica que la actividad está retrocediendo. 

"La economía cojea hacia el último trimestre del año y, en su trayectoria actual, podría no ver ningún crecimiento antes de finales de 2019", apunta Phil Smith, Economista Jefe de IHS Markit, quien considera "horribles" los datos del sector industrial alemán y advierte de cómo se están paralizando los pedidos a raíz de la incertidumbre en torno a la guerra comercial, las peores perspectivas para la industria automotriz o el Brexit, problemas que ni mucho menos están cerca de resolverse a corto plazo.

Todo ello lleva al sector industrial alemán, el motor de la economía del país puesto que representa alrededor del 20% de su PIB, a registrar su peor desempeño desde "las profundidades de la crisis financiera en 2009". Al estancarse la creación de empleo en el país, toda la parte del sector de servicios que está orientada al mercado interno ha perdido uno de sus principales pilares de crecimiento. Este dato es relevante puesto que, según el experto, hablamos del primer descenso en los nuevos negocios del sector terciario en más de cuatro años y medio, lo que evidencia que "la demanda en Alemania ya está empezando a deteriorarse”, zanja.

En el caso francés la desaceleración es mucho menos acusada y muestra una disparidad de comportamiento entre el sector manufacturero y el de los servicios, puesto que el primero permanece cerca de su récord de actividad -aunque ya se desinfla a niveles de mayo- y el segundo vuelve a registrar un retroceso de la misma. “Cualquier intensificación de tales efectos probablemente frenaría el crecimiento económico en el futuro”, apunta Smith.

El PMI compuesto galo se redujo en septiembre a 51,3 puntos desde los 52,9 de agosto, un nivel que implica que su economía seguiría avanzando. En el segundo trimestre del año y de acuerdo con los datos de su Instituto Nacional de Estadística (INSEE), la riqueza francesa creció al 0,3%, una décima por encima de lo previsto y en línea con el alza registrada en el primer trimestre del ejercicio. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios