Está en mínimos históricos 

Eurona no hace suelo tras volver a cotizar en el MAB y se hunde un 50% en tres días 

Uno de los principales afectados es la gestora de fondos Trea Asset Management, que contaba con una participación indirecta del 11,1%. 

Junta de accionistas 2018 de Eurona
Junta de accionistas 2018 de Eurona / EURONA

No hay 'tregua' para los accionistas de Eurona Wireless. El MAB suspendía su cotización a finales de abril tras no presentar sus resultados y este lunes tras el cierre de mercado la compañía finalmente rendía cuentas y no lo hizo de manera muy satisfactoria. La  empresa de telecomunicaciones, multiconexiones y servicios de internet no solo no lograba dejar atrás los números rojos sino que sus pérdidas se multiplican por casi cuatro, hasta los 99,41 millones en 2018. 

Su vuelta al MAB, tras las fuertes pérdidas sufridas, lastraba duramente su cotización. El martes sufría un desplome de casi el 30%, lo que le llevaba a cotizar en los 0,409 euros por título, su nivel más bajo desde finales de 2018. Un día después, el miércoles, la recuperación tampoco llegaba al ceder alrededor de un 15%, y en la sesión de este jueves ya cede un 10,63%, hasta los 0,311 euros. Es decir, en tres días ha sufrido un desplome próximo al 50% y ya capitaliza menos de 15 millones de euros al cotizar en mínimos históricos. 

Los principales ratios financieros no han cumplido con las previsiones de la propia Eurona Wireless y que daba días antes de finalizar el pasado curso. La firma preveía una cifra de negocio de 76,6 millones y un beneficio operativo de -1,7 millones, cuando las cifras han sido de 37,41 millones y -5,13 millones, respectivamente. Bastante lejos de las estimaciones de la compañía. 

La propia compañía señalaba en su informe anual de resultados que las operaciones de reorganización societaria realizadas durante 2018 provocaron deterioros en la valoración de distintos activos y filiales, con un impacto de 70 millones de euros. Además, le tocó afrontar provisiones por clientes morosos por 11 millones de euros, lo que añade mayor incertidumbre acerca del devenir de la compañía. 

Entre los grandes perjudicados de este desplome estarán sus grandes accionistas. La gestora de fondos Trea Asset Management cuenta con una participación indirecta del 11,1% mientras que Manuel Campo Vidal es su segundo mayor inversor al contar, a través de la empresa EyECC, con un capital del 7,18%. Por su parte, el consejero José Aquilino Antuña ostenta un 4,47% y Jordi Martí Taulé una participación del 1,19%, a cierre del pasado curso. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios