Con Arancha González Laya

Exteriores vira hacia la economía por la guerra comercial, el petróleo... y Airbus

La nueva ministra, experta en Comercio Internacional, accede al cargo unas horas antes de que Pekín y Washington firmen la 'fase 1' de su acuerdo

De todos los cambios que ha introducido el nuevo Gobierno llama la atención el viraje del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, hacia una cartera mucho más económica de la mano de Arancha González Laya. La nueva titular, experta en comercio internacional, accede al cargo en plenas negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China -cuando los efectos de su batalla arancelaria se prolongarán sobre el comercio mundial durante los próximos años-, con el contencioso entre Washington y Bruselas aún abierto por las ayudas públicas a Airbus y con la tensión en aumento en Oriente Próximo, que puede tener efectos de calado sobre el petróleo

Su toma de posesión se produce apenas unas horas antes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el viceprimer ministro chino, Liu He, firmen -previsiblemente el miércoles- la 'fase 1' del pacto arancelario entre ambas potencias. Expertos como los de la consultora de análisis de mercado MacroYield recuerdan que esta rúbrica no va a solventar ni mucho menos la guerra comercial abierta entre ambos países, aunque sí supone un paso al frente cuyos efectos dependerán de lo ambicioso que sea finalmente el texto. "El problema es determinar hasta qué punto el mercado podría haber corrido demasiado y estar esperando más de lo que ambas potencias puedan dar", apuntan. Juan J. Fernández-Figares, responsable de Análisis de Link Securities, recuerda cómo solo el anuncio de la firma "ha servido para calmar el ánimo de los inversores y elevar las expectativas de los mercados en lo que hace referencia al crecimiento económico global".

No es previsible que los efectos del proteccionismo sobre el comercio mundial vayan a disiparse pronto y éste no será el único asunto económico de calado que la nueva ministra va a tener sobre la mesa. A España le afecta y mucho todo lo que tenga que ver con el contencioso entre EEUU y la UE a cuenta del gigante aeroespacial Airbus, del que el Estado posee una participación del 4,16% a través de la SEPI, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales. Airbus es la cuarta empresa que más invierte en I+D en España (940 millones) donde da empleo a 13.000 personas. Cualquier otra medida arancelaria en contra de los productos agrícolas en la que derive este enfrentamiento tendrá efectos también sobre nuestro país.

Y otro de los focos abiertos en lo internacional y económico que afecta y mucho al Ministerio es la crisis en Oriente Próximo y sus efectos sobre el precio del petróleo. Hace apenas una semana el barril de crudo Brent, referencia en Europa, llegó a tocar los 71 dólares (frente a los 64 a los que cotiza actualmente) a cuenta del rifirrafe entre Irán y EEUU. España es un país muy dependiente energéticamente y en los últimos meses y con el objetivo claro de diversificar las fuentes de las que compra 'oro negro' ha vuelto a elevar sus compras a Venezuela y EEUU. 

Entre octubre de 2018 y el mismo mes de 2019, España disparó un 561% las entradas de crudo venezolano, hasta 1,82 millones de toneladas y elevó un 58% interanual, las estadounidenses hasta 1,4 millones de toneladas, según los últimos datos disponibles en la agencia Cores, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING