La incertidumbre impera en las bolsas

Los fondos garantizados sacan partido al boom de la deuda española e italiana

La oleada de compras de los inversores, que buscan 'refugio' en las letras y bonos, ha provocado que se dispare el precio y caiga la rentabilidad. 

Los fondos garantizados sacan partido a la deuda de España e Italia

Los fondos de inversión garantizados, al igual que la mayoría de productos de la industria, viven un primer semestre en 'verde' y lo cerrarán así, previsiblemente, para alegría de sus partícipes. ¿El motivo? Están sacando partido tanto a las subidas de la renta variable como de la renta fija, con una fuerte subida en el precio tanto de la deuda pública española como de la italiana, dos de sus activos preferidos. 

Si nos fijamos en la evolución de los fondos garantizados de las gestoras españolas se aprecia como menos de una treintena se comportan en negativo, con ninguno cayendo por encima del 0,9%. De hecho, solo uno de cada 15 fondos garantizados sufre pérdidas durante este curso, según datos de la firma Morningstar. En el lado opuesto, más de una treintena de productos obtienen una rentabilidad que supera el 5% y que alcanza un máximo del 12,76%, como es el caso del Bankinter Mercado Europeo, el más alcista de todos con un avance cinco puntos superior al Ibex. 

Esta buena evolución se debe a que la rentabilidad del bono español a diez años ha tocado mínimos históricos y el precio de los bonos se comporta de manera inversa. Por ejemplo, el bono a diez años de España ha perforado el 0,5% de rentabilidad cuando a comienzos de año era de un 1,48% mientras que en Italia, donde la situación es algo más convulsa a nivel política por las sanciones de la Comisión Europea al Gobierno por incumplir el programa de deuda, la rentabilidad ha caído en 2019 desde el 2,892% al 2,31%, su nivel más bajo desde mediados de 2018. 

Con este escenario, numerosos fondos garantizados están notificando a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que han alcanzado una "rentabilidad acumulada superior a la garantizada para el vencimiento del fondo". Sin ir más lejos, esta notificación la han realizado recientemente el Bankia Garantizado Rentas 15 o el Ibercaja 2027 Garantizado. El primero comunicaba que la rentabilidad ascendía al 4,69% frente al 4,37% garantizado al vencimiento del producto, que es el 2 de noviembre de 2023. Por su parte, la entidad aragonesa hacía lo propio al ofrecer ya un 5,94% frente al 5,86% que 'garantizaba' el 3 de mayo de 2027. 

El producto de la gestora del banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri tiene, como gran posición, obligaciones del Reino de España que vencen el mismo año que su garantizado, algo común en este tipo de productos. De hecho, tiene invertido uno de cada dos euros de su patrimonio en este bono (49,82%) y también tiene participaciones en dos obligaciones del Estado italiano, que vencen dicho año y en las que tiene invertido un 18,88% y un 7,37% de su patrimonio. Por su parte, el fondo de Ibercaja tiene todo su patrimonio en el bono del Estado Español con vencimiento el 30 de abril de 2027. 

Mismo escenario que si nos fijamos en los fondos garantizados más rentables. El Bankinter Mercado Europeo, que vencía en el primer trimestre, ha dado solo en los tres primeros meses del año un 12,75%, gracias a su acierto con un bono de Castilla y León en el que tenía invertido el 80% de su patrimonio. Por su parte, el Bankinter Bolsa Americana Garantizado, a pesar de su nombre, está "constituido por activos de renta fija denominados en euros, emitidos o avalados por emisores públicos de la zona euro con rating mínimo mayor o igual que el del Reino de España de S&P o de Moody's". De hecho, su mayor posición es un bono italiano en el que tiene invertido el 45,49% de su patrimonio, seguido de uno de España, con un 29,42%. 

El motivo de la oleada de compras de deuda pública, que presiona el precio al alza, obedece a que los inversores buscan 'refugio' en este tipo de activos. El escenario es propicio debido a numerosos factores que añaden incertidumbre a los mercados: la 'guerra comercial' de Trump con China, el enfrentamiento entre EEUU e Irán, la sanción de la Comisión Europea a Italia, la desaceleración del crecimiento económico... Todo este 'cóctel' ha provocado que hasta la deuda de España con plazos hasta los seis años tenga rentabilidades negativas y se 'cobre' a los inversores. 

Este año se aprecia como la tendencia de los inversores es de un aumento de la aversión al riesgo y ha provocado que las categorías más conservadoras sean las únicas que registran flujos positivos en 2019. Por ejemplo, mientras la industria acumula reembolsos netos por valor de 375 millones de euros en 2019, los fondos garantizados han logrado captar 528 millones: 365 los de rendimiento fijo y 163 los de variable. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios