Riesgo de quiebra

Fridman 'hackea' el acuerdo con la banca sobre Dia y frena la inyección de rescate

Letterone se comprometió a iniciar la ampliación de 500 millones de euros pero anuncia ahora que todavía no hay acuerdo con los bancos.

Mijaíl Fridman, primer accionista de Dia.
Mijaíl Fridman, primer accionista de Dia. / L. I. / Letterone

Presión de última hora. L1R Invest1 Holdings, el fondo de luxemburgués de Mijaíl Fridman, ha señalado este lunes ante la CNMV que el preacuerdo alcanzado entre LetterOne y todos los bancos acreedores (incluido Santander) de Dia el pasado 20 de mayo se está quedando en papel mojado y amenaza con retirar la ampliación de capital de 500 millones de euros necesaria para evitar la quiebra de la cadena de supermercados. “A día de hoy, aunque todavía no se haya alcanzado un acuerdo, las partes siguen en negociaciones", revela el fondo liderado por Stephan Ducharme y también presidente de Dia. 

Según los términos del acuerdo, los bancos se comprometieron a elevar las líneas de crédito por un importe de 380 millones de euros y a refinanciar a largo plazo la totalidad de la deuda bancaria a corto que se eleva a unos 900 millones. A cambio, Letterone se comprometió a realizar la ampliación de capital de 500 millones de euros, que supondrá la emisión de hasta 5.000 millones de acciones a 0,1 euros por título y la práctica dilución del accionariado actual de la empresa. Fridman se comprometió a suscribir su parte y a respaldar el 100% de la operación en el caso de que el resto de accionistas que quedan no acudan.

Fricción por el precio

“El Lock-Up Agreement contemplaba que llegado el 15 de junio de 2019, la sociedad debería haber alcanzado un acuerdo con los acreedores Sindicados y en su caso con nuevas entidades financiadoras en cuanto a la documentación para la modificación y refundición de los términos de la financiación sindicada existente, y haber suscrito documentación vinculante en relación con las nuevas líneas de financiación por un importe de 380 millones de euros, o de lo contrario, LetterOne estaría facultada para terminar el acuerdo con los bancos”, amenaza en una carta el fondo del multimillonario ruso.

Fuentes financieras explican que el retraso en formalizar la operación de refinanciación se debe a formalismos y trámites por la cantidad de actores presentes en el pool bancario (hasta 17 entidades). "Creemos que se firmará en los próximos días y no va haber ningún problema en afrontar el repago del bono de julio", señalan a este diario. Sin embargo, más allá de la recepción de firmas, el verdadero punto de fricción sigue estando en el precio de la financiación y los plazos. Fridman mantiene su objetivo de convertir en largo plazo toda la deuda a corto con las mejores condiciones posibles de los acreedores y sin amortizar préstamos.

Pendiente de la ampliación

Pese a la amenaza directa a los bancos, el fondo de capital ruso considera que todavía puede resolverse la situación si se firman los documentos que considera necesarios y si fructifican las negociaciones. "En cualquier caso, LetterOne ha comunicado a la sociedad que no ha ejercitado su derecho a terminar el Lock-Up Agreement, pero se reserva su derecho a hacerlo en cualquier momento si considerase que no es posible alcanzar pronto un acuerdo ejecutable que asegure una estructura de capital viable a largo plazo para Dia", apunta en un comunicado.

Dia afronta de forma inminente el proceso de repago y amortización de un bono de 300 millones de euros emitido hace cinco años con vencimiento a mediados de julio. La compañía necesita los fondos de Fridman para afrontar esta obligación. En caso de no hacerlo, la compañía incurriría en situación de insolvencia e impago. No obstante, ese escenario puede llegar antes si el mayor accionista de Dia con el 70% del capital y los bancos no llegan a un acuerdo sobre la deuda bancaria. Tanto bonistas como bancos podrían invocar el concurso de acreedores si consideran que la empresa no cumple con sus pagos en tiempo y forma.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios