Máximos desde julio de 2017

Agitación en bolsa de Gamesa ante la tensión no resuelta 'Siemens Iberdrola'

La cotización del fabricante de turbinas marca máximos en bolsa desde julio de 2017 al calor del nuevo choque entre sus accionistas.

Siemens Gamesa
Los ejecutivos de Siemens en Gamesa: Rosa García (expresidenta) , Markus Tacke (CEO) y Miguel Ángel López (actual presidente). / Efe

Algo raro pasa, algo huele a podrido en Dinamarca. La tensión ‘no resuelta’ entre el gigante alemán Siemens y la eléctrica Iberdrola vuelve a tener a la antigua Gamesa como punto de encuentro entre ambas compañías. La eléctria española, que enarbola la defensa del minoritario (“Galán dixit”) desde la fusión, volvió a sacar los colores a su socio alemán en la Junta de Accionistas, a cuenta de los pagos que realiza Siemen Gamesa al grupo alemán y los bonus de su cúpula directiva.

La cotización del fabricante de aerogeneradores, 59% en manos de Siemens y un 8% de Iberdrola, llegó a subir este jueves más del 2%, hasta los 14,45 euros, máximos desde julio de 2017 por la tensión de los dos accionistas y las nuevas grietas en su pacto de gobierno corporativo. No obstante, sus acciones terminaron desinflándose a lo largo de la jornada y cerraron en 14,2. En lo que va de 2019, las acciones de Gamesa se elevan un 35% en bolsa y lideran el ránking de rentabilidad del Ibex 35.

Gran parte de ese comportamiento es sectorial -Acciona iguala sus guarismos en bolsa-, pero hay una porción que corresponde a la posibilidad de que pueda producirse un movimiento corporativo, según explican fuentes financieras a 'La Información'. "La posibilidad de una opa sobre el 100% siempre ha estado presente desde la fusión", apuntan.

La opa 'eximida'

Cuando firmaron la fusión, y el con el objetivo de evitar una opa sobre el 100% de la compañía, Siemens se aprestó a cumplir unas serie de restricciones en cuanto a la gestión y el gobierno corporativo que Iberdrola vigila atentamente. La CNMV dio el visto bueno al plan y eximió a los alemanes de la opa. Entre estas líneas rojas se encuentra la dependencia de Siemens Gamesa respecto a su primer accionista y su vulneración obligaría al supervisor a tomar cartas en el asunto de nuevo si observa que Siemens obliga a Gamesa a usar sus servicios.

Según consta en el informe anual, y en respuesta a Iberdrola, Siemens Gamesa revela que en 2018 realizó compra de bienes y servicios a Siemens por valor de 496 millones de euros, lo que convierte a su filial en uno de sus principales clientes a nivel mundial. “Este importe incluye diferentes transacciones, tales como acuerdos de servicios transitorios, compras bajo el acuerdo de suministro estratégico y otras operaciones con partes vinculadas”, explica la compañía que dirigen Miguel Ángel López y Markus Tacke en las respuestas a los accionistas.

El punto de fricción son los 'transitional service agreements' ("TSAs") -cuya duración se estimaba en 6 meses tras la fusión, prorrogables hasta 4 años- y los TSAs convertidos en acuerdos de prestación de servicios a largo plazo ("SLAs"). El importe de estos servicios se situó el pasado año en los 68 millones de euros, cifra inferior a la de 2017. De ellos, 30 millones fueron pagos por servicios tecnología y sistemas (IT), 15 millones por las gestiones del departamento financiero de Siemens y otros 10 millones de Recursos Humanos. Siemens se compromete a finalizar estos servicios mediante la externalización antes de 2021, si bien, mientras tanto sigue cobrando a su filial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios