Tras la presentación de sus cuentas anuales

Gortázar (CEO de Caixabank) adquiere 101.385 acciones en pleno hundimiento 

Invirtió 302.127 euros en títulos del banco el pasado lunes a 2,98 euros, después de que la entidad perdiera un 7,3% el viernes 

Gonzalo Gortázar valora el resultado del primer trimestre de 2018
Gonzalo Gortázar adquirió 101.385 acciones de la entidad tras el desplome del pasado viernes por los resultados / EUROPA PRESS - Archivo

El consejero Delegado de Caixabank, Gonzalo de Gortázar Rotaeche, adquirió el pasado lunes 101.385 acciones de la entidad en pleno hundimiento de la firma, que llegó a perder ese mismo día un 4,6% y que ya se había desplomado un 7,2% el viernes anterior. El golpe en bolsa vino tras presentar unas cuentas anuales que decepcionaron al mercado (las cifras estuvieron por debajo de lo previsto por el consenso y la antigua caja catalana redujo a uno el dividendo a pagar este año) y tras reconocer el propio Gortázar que se avecinan nubarrones para la banca.

A través de diecisiete operaciones de compra, Gortázar ha elevado su participación en el banco del 0,011 al 0,013%, según consta en los registros de la CNMV. En concreto, el CEO desembolsó 302.127 euros por ese conjunto de acciones. Pagó un precio de 2,98 euros por título, cuando solo tres sesiones antes la entidad cotizaba en el entorno de 3,36 euros. Después, durante las jornadas del jueves y el viernes el valor sufrió su último varapalo bursátil: retrocedió en total un 8,9%.

Gortázar lanza con esta operación un cierto mensaje de tranquilidad, después de haber contribuido a hacer saltar la liebre con sus declaraciones. “Es posible que nuestra visión de un entorno de dificultad para los próximos doce meses tenga algo que ver con la reacción del mercado”, aseguró durante la presentación de las cuentas anuales ese mismo viernes, y pronosticó además un escenario muy crudo para la banca en 2019.

Caixabank ha sido junto al Sabadell la entidad más penalizada estos días al resurgir las dudas en torno a la banca, y de hecho ha perdido 200 millones de euros de capitalización en tres sesiones. Cuando las propias entidades españolas reconocen que se avecinan tiempos complicados para el sector, hoy es la gala BNP Paribas la que ha lanzado un profit warning que ha vuelto a caldear el ambiente.

Las provisiones exigidas por Bruselas, unidas al hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) pueda retrasar incluso al año que viene la subida de tipos son, en parte, responsables de esta situación. Ahora preocupa que una desaceleración de la economía pueda torpedear aún más su negocio, que en el caso de los más grandes del sector en España se ha visto sacudido además por la crisis de los emergentes, el órdago fiscal de Italia o el Brexit.

Ante este horizonte, tres firmas de inversión han penalizado a la firma y han reducido su precio objetivo. La más agresiva ha sido Kepler Cheuvreux, que llega a aplicarle un tijeretazo del 27% hasta los 2,90 euros. JP Morgan se lo recorta un 13% a 4,10 euros y UBS lo hace un 8,3% a 3,85 euros.  

Quinto mayor accionista 

El actual CEO de Caixabank es actualmente el quinto accionista con una mayor presencia en la entidad por detrás del hólding Criteria (40%), de la Fundación La Caixa (40%), de la gestora estadounidense Invesco (1,994%) y de la Fundación de la Caja de Ahorros de Canarias (0,639%). 

La relación del banquero madrileño con ‘La Caixa’ se inició allá por el año 2009 y desde entonces ha ejercido distintas funciones en el grupo hasta llegar al cargo que ostenta actualmente: consejero director general de Criteria CaixaCorp, consejero delegado y director general de finanzas de CaixaBank. Previamente había desarrollado su labor en empresas como Morgan Stanley o Bank of America.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios