Subida del 1,4% en bolsa

Grifols lanza una emisión de bonos por 1.500 millones tras presentar resultados

La farmacéutica catalana ha iniciado un proceso de refinanciación para recortar el coste medio de su deuda, que se sitúa en el 2,65%.

Fotografía de la junta de accionistas de Grifols celebrada este viernes
Junta de accionistas de Grifols / EP

Resultados, refinanciación y emisión de bonos. Grifols, el gigante de los hemoderivados, saldrá de inmediato a testear el apetito de los inversores por su deuda a largo plazo con una emisión de bonos valorada en 1.500 millones de euros. Será parte del proceso de refinanciación de la empresa por importe de 5.300 millones que anunció el lunes en vísperas de su presentación de resultados de enero a septiembre y que hoy están cotizando al alza en bolsa. Sus acciones se anotaron un 1,38% al cierre, hasta 28,63 euros, aunque llegaron a escalar más del 4% en una sesión bajista para la mayoría de acciones del Ibex 35.

Los inversores dan su visto bueno a las cuentas, pero también al movimiento financiero que ha iniciado la empresa. Grifols volverá a salir al mercado ahora con otra emisión de 1.500 millones de euros con vencimiento en 2027 o 2029, según fuentes financieras.

La farmacéutica de la familia Grifols ha convocado Bank of America Merrill Lynch (BofAML), BNP Paribas, HSBC, JPMorgan y BBVA para que dirijan la colocación de bonos y la refinanciación del resto de su deuda.

La farmacéutica mantendrá su deuda bancaria en dos tramos en dos préstamos sindicados a ocho años: uno en dólares por valor de 3.000 millones y otro en euros, por 1.500 millones. Adicionalmente, Grifols ampliará su actual línea de crédito revolving de 300 a 500 millones, que tendrá disponible hasta 2025.

La cifra de negocio de Grifols se ha situado en 3.737,8 millones de euros en los nueve primeros meses de 2019, un 9,5% más que en el mismo periodo de 2018. El beneficio neto se redujo un 9,6%, hasta 423,4 millones, mientras que el Ebitda (resultado bruto de explotación) se elevó un 13,5%, hasta 1.066,1 millones, según informó a la CNMV.

La deuda financiera neta del grupo se situó en 5.803,6 millones de euros, incluyendo 792,1 millones en caja, mientras que su ratio de apalancamiento se redujo desde 4,78 a 4,35 veces en la relación entre la deuda neta y el Ebitda. 

La mejora de su perfil financiero permite a la compañía volver a llamar a los mercados y la gran banca iniciar un proceso de refinanciación como ya hiciera en 2017. Hace dos años rebajó al 2,65% el coste medio de su deuda tras convertir parte de ella en bonos con una emisión de 1.000 millones a ocho años y cupón del 3,2%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING