Tras la escalada de aranceles

Guerra de divisas: el yuan chino retrocede hasta mínimos frente al dólar desde 2008

El cruce de anuncios sobre subidas de aranceles entre EEUU y China eleva la tensión en los mercados e impacta en el mercado de divisas

Cotización del yuan chino
Cotización del yuan chino

Tras la tempestad del viernes sigue la tormenta en los mercados. El yuan chino volvió a caer este lunes a un nuevo mínimo desde 2008, en medio del recrudecimiento de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que a su vez provocó fuertes descensos en las bolsas chinas: el parqué hongkonés cerró su media sesión con un descenso del 2,79%.

Según el portal de noticias financieras Yicai, cada dólar llegó a intercambiarse por 7,15 yuanes según la tasa 'onshore' -la operada en mercados locales- sobre las 11.50 hora local (03.50 GMT) tras las operaciones de la mañana, lo que supone la cuota más alta desde febrero de 2008. Que la tasa 'onshore' crezca es una señal de que el renminbi (nombre oficial de la moneda) se está debilitando, ya que para los poseedores de yuanes es más caro comprar dólares.

Por su parte, la tasa 'offshore' -la operada en mercados internacionales como Hong Kong- se situó en 7,1355 yuanes por dólar. Aunque ambas tasas suelen moverse en niveles similares, la 'onshore' está controlada por el Banco Popular de China (BPC, central) -que no permite que fluctúe más de un 2 % con respecto a la cifra de referencia cada día- y la 'offshore' no. El banco central ha estado tratando de estabilizar el yuan en las últimas semanas tras permitir una caída repentina a principios de agosto, cuando rompió la barrera psicológica de las 7 unidades por dólar.

China prometió contraatacar y este viernes cumplió sus amenazas con la imposición de aranceles a bienes de Estados Unidos por valor de 75.000 millones de dólares, una nueva señal de que Washington y Pekín mantienen aún posiciones alejadas para resolver el conflicto. Horas después, Trump anunció que en las próximas semanas aumentará al 30% los aranceles sobre 250.000 millones de dólares en productos chinos, y al 15% los gravámenes sobre otros 300.000 millones desde octubre.

Una de las principales quejas del Gobierno estadounidense en el marco del conflicto comercial es la denuncia de que Pekín supuestamente manipula su divisa para evitar que se aprecie en demasía y que, por tanto, sus exportaciones pierdan competitividad. Otro de los efectos colaterales del movimiento de la divisa china a la baja -que neutraliza los efectos de un alza de aranceles a los productos chinos que se exportan a EEUU- es la intensificación de los ataques de Trump contra su propio banco central. El pasado viernes, el presidente de EEUU llegó a tildar de enemigo 'número uno' al gobernador de la Fed, Jay Powell.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios