Junta General de Accionistas

Guerra de asesores en Dia: dos guías para votar el 20M por el gobierno u oposición

Los 'proxy advisors' Glass Lewiss y Corporance emiten recomendaciones opuestas para Junta: uno para el consejo y el otro a favor de Fridman

Exterior de un supermercado Dia & Go.
Dia reunirá el 20 de marzo a dos bandos enfrentados de accionistas. / José González

El próximo miércoles 20 de marzo, Dia se juega su futuro y los accionistas que todavía quedan en la compañía… su dinero. La cadena de tiendas de supermercados encara la fatídica Junta de Accionistas de la semana que viene con una guerra de poder entre el actual gobierno (consejero de administración) y su primer accionista (Letterone). Ambos bandos han puesto sobre la mesa dos ampliaciones distintas de capital de 600 y 500 millones diseñadas por dos bancos de inversión como Morgan Stanley y Goldman Sachs, que ya cuentan con las primeras opiniones opuestas de dos ‘proxy advisors’ (firmas especializadas en recomendaciones de voto al accionista): Glass Lewis y Corporance.

"Tenemos inquietud con la administración de la Compañía en los últimos años, lo que llevó a la Junta a reemplazar al consejero delegado [por Currás y Coto]. Además, en nuestra opinión, el Consejo de Administración no ejerció una supervisión adecuada, y observamos que el ex Presidente del Comité de Auditoría es ahora el director ejecutivo de DIA [por Golding y De la Cierva]”, lamentan desde la firma Corporance, la primera en España en dedicarse a la tarea de los ‘proxy advisors’. Su recomendación es votar a favor de la propuesta de Fridman debido a la ‘mala praxis’ desplegada por la cúpula directiva de Dia en los últimos años y que ha cristalizado en forma de irregularidades contables.

Se trata de una labor fundamental para grandes inversores institucionales y fondos de inversión como Blackrock, Norges Bank o Vanguard, gestores de gigantescas carteras de acciones y que tienen títulos de Dia pero casi por casualidad (por su sector o país de cotización) que, sin embargo, se convertirán en los 'votos' decisivos. También es una opinión muy tenida en cuenta por los fondos de entidades bancarias y, en menor medida, por las firmas independientes que, habitualmente, acuden en primera fila a este tipo de juntas. Estos son informes actúan de salvaguarda en caso de que el voto emitido por un profesional acabe respaldando un mal plan y tenga que rendir cuentas ante sus propios partícipes o, en el peor de los casos, ante un tribunal.

Glass Lewis, una de las principales firmas del sector, también ha emitido su informe sobre Dia, pero recomienda a los accionistas de la empresa que voten en contra de Fridman por la falta de certezas de que el ruso llevará adelante su ampliación a tiempo. “Nos preocupa que la propuesta alternativa de LetterOne represente una alternativa problemática. En concreto, a la hora de asegurar el financiamiento de LetterOne, los inversores deben primero abandonar la resolución negociada con los acreedores”, asegura la firma en un informe al que ha tenido acceso este diario, al tiempo que expresa sus dudas sobre la  llegada a tiempo del dinero de la ampliación de Letterone ya que está condicionada a que la opa a 0,67 euros tenga éxito y a su vez la propuesta de ampliación del consejo -y su acuerdo con los acreedores-, rechazado.

La cita del próximo 20 de marzo ha despertado una alta expectación por la envergadura de los contendientes. Por eso, por primera vez en siete años, la compañía estudia habilitar un espacio propio para la prensa adyacente a la Junta General de Accionistas, según ha podido saber este diario de fuentes de la compañía. Lo extraordinario de la reunión de Dia se produce precisamente, por el misterio de lo ocurrido con la compañía en los últimos meses en torno a Letterone, el fondo de Mijaíl Fridman, y la repentina posición de fuerza del consejo de administración que lidera Borja de la Cierva, al que se ha incorporado un ex alto cargo del Gobierno Rajoy y ex presidente de Aena, Jaime García-Legaz.

Fridman y Goldman encuentran su némesis

La gran batalla, sin embargo, se está produciendo fuera de mercado entre dos bancos de inversión como son Goldman Sachs y Morgan Stanley. En ese entorno en el que los grandes jugadores de Wall Street se mueven como peces en el agua se ha producido la toma de control de Dia, que hasta 2017 carecía de accionista de referencia. Las dos firmas son especialistas en rastrear y acumular paquetes accionariales donde nadie pensaba que los hubiera. Goldman, asesor de Letterone, ha jugado un papel protagonista desde 2017, aunque no ha sido hasta fechas recientes cuando la CNMV le ha pedido explicaciones y "neutralidad" sobre su última participación indirecta con derivados en Dia. Gracias a contratos OTC (Over The Counter), Fridman construyó la mayor parte del 29% que está en su poder  mientras la cotización no dejaba de caer.

Durante esa caída, siempre según los comunicados de Goldman a la CNMV, el banco de inversión fue uno de los grandes prestamistas de acciones a los ‘hedge funds’ bajistas, hasta el punto de que llegó a controlar el 14% de Dia, incluyendo un 10% en préstamo. Letterone cuenta entre sus filas con Michael Casey, un exbanquero de Goldman que lideró durante años la división de fusiones y adquisiciones de 'retail'. Tras una de esas operaciones, con Casey asesorando en la venta de Holland & Barrett a Letterone, Fridman lo fichó para convertirlo en el jefe financiero del fondo que está comprando Dia.

Todo iba sobre ruedas hasta a que a finales del pasado año, el consejo de Dia dio un golpe sobre la mesa a su primer accionista justo cuando todo parecía visto para sentencia. El pasado otoño, Fridman tenía el 29% del capital en su poder, tres consejeros ilustres en el consejo (Ducharme, Holland y Ferreiro) y el control de la compañía a su alcance tras el descabezamiento de la anterior cúpula. Pero justo en ese momento, con Dia al borde de las asfixia financiera, la banca acreedora que encabezan Santander, BBVA y Caixabank hizo acto de presencia e impulsó una nueva solución para solicitar una dosis extra de liquidez a cambio de liderar el nuevo rumbo de la empresa. Al mismo tiempo, Dia fichó para su causa a Morgan Stanley y al banco de las reestructuraciones Houlihan Lokey para defenderse de Goldman y Fridman, amén de una cohorte de asesores Linklaters, el despacho jurídico que usaba Fridman en todas sus operaciones por Europa salvo en Dia... donde trabajan para el consejo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios